La autopsia y los análisis posteriores a la muerte de Amy Winehouse demuestran que no ingirió drogas, pero sí alcohol.

No fue sobredosis

Mejores Momentos

Programas Completos