Soledad Hernández, de Camarma de Esteruelas, perdona a través de su esquela a su familia por abandonarla durante su "penosa" en

La estraña esquela de Soledad