Sanidad desinfectará la zona del Carlos III que tuvo contacto con el ébola

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid desinfectará con lejía y bombonas de hipoclorito sódico todas las instalaciones del hospital Carlos III en las que hayan estado Miguel Pajares y Juliana Bonoha y quemará todo el material utilizado con estos religiosos repatriados desde Liberia.

El consejero de Sanidad, Javier Rodríguez, lo ha indicado en una visita al Hospital de la Princesa y antes de asistir al funeral en memoria del sacerdote Miguel Pajares, fallecido ayer martes en Madrid, tras haberse contagiado en Liberia del virus de Ébola.

Rodríguez ha explicado que todas las instalaciones del Hospital Carlos III que, de una u otra forma, han estado en contacto con los dos religiosos serán "desinfectadas con lejía", un producto al que, según ha explicado, es "muy sensible" el ébola y que también se utilizarán bombonas de gas (hipoclorito sódico) para evitar cualquier riesgo de contagio a otras personas.

En cuanto al material y las ropas que utiliza el personal sanitario, ha dicho que "todo se incinerará completamente" siguiendo los protocolos de Sanidad establecidos para estos casos y que lo único que no se quemará son las ambulancias en las que fueron trasladados los dos religiosos desde el aeropuerto de Madrid hasta el hospital, que también fueron desinfectadas con lejía.

En cuanto al futuro del Hospital Carlos III de Madrid, ha señalado que sigue adelante el Plan de sostenibilidad aprobado por la Comunidad de Madrid y "en breve se adjudicarán las obras y se harán las remodelaciones" precisas para transformarlo en un centro de media estancia. La Unidad de Atención de Enfermos Infecciosos, que hasta hace poco se encontraba en el Carlos III, seguirá estando en el Hospital de La Paz, ha afirmado el consejero.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Ministerio de Justicia