Rajoy justifica la situación de los desahucios por la seguridad jurídica y el Estado de derecho.

No habrá dación en pago