El Tribunal decide restablecer el arresto domiciliario al alcalde de Caracas

Mitzy Capriles, mujer del opositor venezolano Antonio Ledezma, y su hija Antonieta

internacional

| 04.08.2017 - 12:11 h

EFE

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Tribunal Sexto de Control de la capital venezolana informó hoy de su decisión de mantener la medida de privativa de libertad del alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, en su residencia, donde fue trasladado esta madrugada por el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin).

El juzgado metropolitano acordó mantener la reclusión de Ledezma en su domicilio como "la medida judicial privativa preventiva de libertad", bajo custodia del Sebin, informó el Tribunal Supremo de Justicia en un escueto comunicado.

La decisión judicial fue tomada después de que la corte recibiera una "evaluación médica ordenada por el órgano jurisdiccional competente", informó la corte sin precisar detalles.

Ledezma había sido sacado de su residencia apenas el pasado 1 de agosto durante la madrugada, después de que el tribunal decidiera revocar la medida de arresto domiciliario por supuestamente haber incumplido las condiciones impuestas para gozar de esa medida.

Ese mismo día se revocó también la medida de "casa por cárcel" al opositor Leopoldo López, alegando que según la información de inteligencia señalada por la instancia judicial se daba cuenta de "un plan de fuga" de ambos.

El diputado Richard Blanco señaló hoy que esta decisión de devolver a Ledezma a su casa es la demostración que "no había ningún plan de fuga".

Por su parte, la hija del edil caraqueño Oriette Schadendorf aseguró que el traslado de su padre "fue una sorpresa": "No lo esperábamos para nada, llegaron en la madrugada intempestivamente", dijo a periodistas poco después de que se produjera el traslado.

Ledezma fue arrestado en febrero de 2015 por supuesta conspiración y asociación criminal, cargos por los que se enfrenta a una pena de 26 años de prisión aunque aún no ha sido llevado a juicio.

En el momento de su detención el alcalde fue enviado a la cárcel militar de Ramo Verde pero apenas dos meses después, tras una intervención quirúrgica, pasó a la situación de arresto domiciliario.