Los vecinos piden apuntalar parte del convento de 1929 cuya demolición se frenó

Vecinos del convento de las Damas Apostólicas, en el Paseo de la Habana 198, han dado la voz de alarma ante el "posible deterioro" del edificio tras su demolición parcial, ya que las trombas de agua caídas en la capital hace dos semanas, han agaravado su estado.

Tal y como han indicado en un comunicado, se debe cubrir con lonas la nave central, así como la parte seccionada tras el intento de demolición. Además, apuntalar los muros dañados, indican, "evitaría que éstos se resquebrajaran".

Tras las resoluciones del Ayuntamiento y de la Dirección General del Patrimonio de la Comunidad de proceder a la reconstrucción del bien patrimonial agredido, y hasta que esas obras se pongan en marcha, los vecinos instan a estos dos organismos a que ordenen medidas cautelares para frenar el deterioro del edificio.

"Los primeros síntomas de los estragos que el agua puede causar en el convento en su estado actual, se manifestaron el pasado día 8 de julio; la tormenta del día anterior que descargó una fuerte tromba, hizo aparecer una gran mancha de humedad en la pared norte de un edificio al que la propiedad ha abierto puertas y ventanas para facilitar la acción devastadora causada por elementos naturales", critican en un comunicado.

Por ello, los vecinos proponen, tras consultar con diferentes arquitectos madrileños, cubrir con lonas las cubiertas desmontadas antes de iniciarse las obras de intento de derribo, colocarlas en pendiente y que desag~en sin afectar al edificio.

APUNTALAR LAS ZONAS DAÑADAS

También hay que proceder con las partes descubiertas por la acción de las máquinas. Se considera preceptivo, asimismo, tapar la arena, cascotes y escombros, ya que la tierra mojada multiplica por 1,4 su peso y mucha de ella se encuentra sobre la franja del muro inferior de la cara sur del edificio que permanece en pie.

Abogan, asimismo, por apuntalar las zonas dañadas, ya que hay muros que están soportando cargas que no les corresponden. "El estudio de la estructura de un edificio se hace para su conjunto, se puede decir que se sujeta a sí mismo; si una vez construido seccionamos de manera traumática una parte del inmueble, los efectos pueden ser fatales. El edifico terminará cayéndose".

Piden también tener en cuenta los materiales con los que está construido el convento, un edificio neomudéjar de hace casi un siglo, de ladrillo, material poroso que al romperlo absorbe mucha humedad.

Por ello, "y ante los peligros que se ciernen sobre el convento que pudieran concluir en un expediente de ruina", los vecinos instan a las autoridades de Madrid a "actuar de manera urgente para obligar a la propiedad de este bien protegido".

El Convento o Noviciado de las Damas Apostólicas del Sagrado Corazón de Jesús es el edificio fundacional de una Orden nueva surgida en los años veinte del pasado siglo. Se construye bajo las instrucciones de la fundadora de la Orden, doña Luz Casanova, dama madrileña, acomodada, altruista y convertida a monja.

El edificio, de estilo neo mudéjar, obra del arquitecto Críspulo Moro Cabeza, data del año 1929. En mayo pasado, las monjas de la congregación vendieron el edificio. La nueva propiedad, el 12 de junio, presenta una declaración responsable a través de ECU, ante el Ayuntamiento.