Los niños encontrados en un pozo de Algete están estables y medicados para evitar el dolor de las heridas superficiales

16.06.2011 - Actualizado: 13:10 h

Enrique Pardo

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los dos menores encontrados en un pozo de la localidad madrileña de Algete y que llevaban dos días desaparecidos se encuentran estables y siguiendo un tratamiento de analgesia para evitar el dolor por múltiples erosiones, heridas superficiales y abrasiones de carácter leve, como explica el parte médico emitido por el Hospital La Paz, donde ingresaron ayer. Tanto la niña A.D., de 11 años de edad, y el niño F.D., de 8, están "conscientes, orientados y hemodinámicamente estables". Ambos han iniciado la alimentación oral "con buena tolerancia".

La niña presenta una herida en scalp (en el cuero cabelludo) por abrasión y desgarro, que ha sido suturada, y una herida en el primer dedo del pie izquierdo que también fue suturada en quirófano. El niño presenta una herida en el mentón, que ya fue suturada.

Agentes de la Guardia Civil encontraron ayer vivos en un pozo de Algete a los niños de Torrelaguna desparecidos el domingo. El hallazgo se produjo minutos antes de las 14 horas. Un transeúnte llamó a los servicios de emergencia comunicando que había encontrado a dos niños en un pozo de Algete situado en la urbanización Valderrey, situado entre este localidad y Fuente el Saz del Jarama, a unos 30 kilómetros de su domicilio en Torrelaguna.

El pozo tiene entre 10 y 15 metros de altura, metro y medio de diámetro y algo de agua, que no llegaba a cubrir sus pequeños cuerpos. Desde hace dos días, la Guardia Civil y vecinos habían organizado varias batida de búsqueda por la zona para localizar a los dos niños, de 8 y 10 años de edad. Su madre, de nacionalidad rumana, había pedido insistentemente colaboración ciudadana para intentar dar con su paradero.