Gómez afronta un año electoral con el primer reto del diseño de las listas

madrid

| 01.01.2011 - Actualizado: 11:37 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El secretario general del Partido Socialista de Madrid (PSM), Tomás Gómez, afrontará en 2011 un año electoral que le enfrentará con la presidenta regional, Esperanza Aguirre. No obstante, éste no será el primer reto del líder socialista, que tan sólo dentro de unos días tendrá que asumir al desafío de dar a conocer las listas electorales de un partido marcado por la campaña de primarias en las que se batió con la actual ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez.

En su propia felicitación Navideña, que el PSM ha enviado a unos días de estrenar 2011, el líder del partido pone las miras en la cita electoral de mayo a la que le ha costado llegar debido a la disparidad de criterios con la Ejecutiva Federal del PSOE.

Tomás Gómez defendía su derecho a presentarse a las elecciones como cabeza de lista del PSM y que los militantes socialistas madrileños eligieran a su representante en las urnas, mientras que voces de la Ejecutiva Federal apuntaban a Trinidad Jiménez como la persona que tendría más posibilidades de ganar en un enfrentamiento electoral con la presidenta Aguirre. En el mes de agosto y tras una primera mitad del año marcada por la exigencia de primarias por parte de los conocidos como críticos, los socialistas madrileños se prepararon para celebrar un proceso de elecciones internas.

En ese momento, se pusieron en marcha dos candidaturas, dos aparatos electorales y los militantes socialistas, entre los que también había cargos públicos como diputados autonómicos y concejales que tomaron posiciones a favor de una u otra candidatura. La bancada socialista en la Asamblea se dividió casi al 50 por ciento, mientras que en el Ayuntamiento, la mayoría optó por apoyar a Jiménez.

Tras una campaña en la que hubo claras a alusiones al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, con curiosidades como el lema 'Trini Puede' (similar al 'Yes we can') o el cartel que realizó un joven militante de la agrupación socialista de Chamberí en el que aparecía un Tomás Gómez del estilo graffitero parecido al que se hizo a Obama, la cita electoral fue el 3 de octubre y la candidatura de Gómez, cuyos sus partidarios hacían llamar la "de la gente corriente", ganó por un escaso margen.

UN PARTIDO "COMO UNA PIÑA"

En ese momento, Gómez afirmó que el partido estaba "como una piña" y que quedaban atrás rencillas como la surgida por las palabras del actual vicepresidente, Alfredo Pérez Rubalcaba, que en plena campaña de primarias aseveró que Gómez era el que dijo 'no' al presidente José Luis Rodríguez Zapatero.

No obstante, ahora queda conseguir vencer a la presidenta Aguirre y, previamente, la elaboración de las listas electorales, de manera que en estos momentos está en manos de Gómez el integrar y contar en sus listas con aquellos que fueron críticos con él o rodearse de los suyos.

De momento, aquellos que se posicionaron con 'Trini', entre los que había socialistas de diferente calado como los que integraban 'Socialistas por el Cambio', los conocidos como 'simanquistas' o algunos más moderados, están a la expectativa, ya que tiene que ser Gómez el que ponga sobre la mesa sus listas electorales. Está previsto que el Comité que ratifique estas listas se celebre en los primeros meses de 2011.

CIERRE DE FILAS PUBLICAMENTE

Desde que saliese victorioso de las primarias, Gómez ha trabajado intensamente en preparar el proyecto que le llevará a dar "los 427 pasos que separan (la sede socialista de) Callao de la Puerta del Sol", donde se encuentra la sede de la Comunidad de Madrid.

Un trabajo marcado por la necesidad de superar la división interna generada a raíz de las primarias y que quedó en evidencia al conocerse la confección de los equipos electorales de Gómez y del candidato a la Alcaldía de Madrid, Jaime Lissavetzky, para sus respectivas citas electorales en la Comunidad y el Ayuntamiento.

En sus declaraciones públicas, los responsables socialistas cierran filas entorno a Gómez del mismo modo que Gómez lo hace entorno al presidente Zapatero, con quien se cuestiona si la relación es o no buena a raíz del proceso de primarias.

Gómez ha salido en defensa de Zapatero en numerosas ocasiones aunque también ha lanzado diversas recomendaciones, la más sonada respecto a la reforma de las pensiones. El líder del PSM también ha señalado varias veces la conveniencia de que Zapatero aclare si se presentará o no a las Generales del próximo año 2012.

En cualquier caso, el líder de los socialistas madrileños lanzó a sus compañeros de partido, durante el Comité Regional celebrado a finales de año, el mensaje de que ha emergido un partido, el PSM, que debe tener "personalidad propia".