Muguruza: "No cambiaría mi vida por nada; el tenis es una gran escuela"

"Si me creyera que estoy en la cima, el tortazo que podría llegar a pegarme será aún mayor"

Garbiñe Muguruza

deportes

| 30.03.2016 - 20:57 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Garbiñe Muguruza recuperó las mejores sensaciones en Miami. Después de un inicio de curso irregular, cargado de exigencias tras el buen nivel ofrecido en el ejercicio pasado, la cuarta jugadora del ránking femenino llegó hasta los octavos de final.

Cayó la española ante una de las jugadoras más en forma del circuito, la otrora número uno, la bielorrusa Viktoria Azarenka, que solo pudo ganar en dos desempates. Muguruza había remontado antes a la eslovaca Dominika Cibulkova y había arrollado a la estadounidense Nicole Gibbs.

Superado el primer trimestre del año, la jugadora caraqueña explica a Efe el cambio que ha tenido que asumir en su carrera meses después de disputar la final de Wimbledon y de haber llegado a ser considerada como una de las mejores del circuito femenino y una número uno en potencia.

Llegado este momento, ¿cómo se ha encontrado? Todo ha ido rápido. ¿Ha tenido que madurar precipitadamente?

Supongo que sí. Esta claro que no tengo la vida corriente de una chica de mi edad pero no lo cambio por nada. Creo que el tenis es una gran escuela de la vida.

¿Cree que se ha perdido algo? ¿Ha echado algo de menos? ¿Una infancia distinta por culpa de su vocación? ¿Tiene la sensación de no haber tenido infancia?

La verdad es que no lo sé. Siempre quise jugar al tenis y eso es lo que hice. Mis hermanos mayores jugaban y yo quería ser como ellos.

Lo que al principio es una afición y una ilusión ha terminado por convertirse en exigencia, en presión. ¿Hace lo que realmente te gusta?

Me encanta el tenis y no hay otra cosas que me guste hacer. Tengo mucho respeto por el deporte, la competición y mis rivales. Y me gusta competir.

¿En algún momento ha pensado que esto era demasiado, en dejarlo todo? ¿Ha sentido vértigo de la velocidad con la que transcurre todo?

Noooo. Es lo que quiero hacer, hay veces que ser tan competitiva te juega malas pasadas, pero nada más.

¿Qué sensación le deja la petición de un autógrafo, de una foto de los seguidores? ¿Qué significa haberse convertido en un ídolo?

La verdad es que poco a poco se me acerca más gente y me hace mucha ilusión. Ver a la gente que se mueve tanto por nuestro deporte y ver a las niñas con esos ojazos mirándome es muy halagador y estimulante.

¿Cuando lloró por última vez tras un partido?

No hace mucho.

¿Como se ve el mundo desde la cima del circuito?

No estoy en la cima y me queda mucho por aprender. Si me creyera que estoy en la cima, el tortazo que podría llegar a pegarme será aún mayor. Hay jugadoras muy buenas ahí fuera que cada día quieren mejorar y ganarte. Así que la última cosa que puedo hacer es creérmelo.

¿Como ha crecido su entorno con los éxitos?

Mi entorno no crece, seguimos los mismos; los éxitos son agradables pero no te puedes dejar cegar por ello. Es halagador, pero sé que he de seguir levantándome todas las mañanas y machacarme en la pista y en el gimnasio; si no, esto no va.

¿Le asusta la velocidad a la que va todo? En apenas unos pocos años su vida se ha disparado.

La verdad es que todo va cambiando con mucha velocidad pero no me quejo. Me encanta estar en esta posición porque eso significa que me van bien las cosas en la pista. Intento mantener los pies en el suelo. Pero sé también que esto es parte de mi carrera y he de saber llevarlo y convivir con todo eso.

Pierde un partido y va al vestuario. Allí, ¿qué es lo que le viene a la cabeza? ¿Cómo lo gestiona? ¿Prefiere estar sola o le gusta compartir con alguien ese momento?

Bueno, voy mejorando en esto. Antes sí que me enfadaba más y quería estar sola, pero ahora estoy mucho más receptiva. Normalmente tengo que acudir a la rueda de prensa y después hablo con Sam (Sumyk) del partido. Procuro estar positiva y aprender y construir de las derrotas.

¿Y una victoria?

Es que no hay mucho tiempo para disfrutar. Igualmente tengo que ir a la rueda de prensa al terminar y no hay margen porque al día siguiente tengo que volver a jugar. No puedes desconcentrarte de lo que haces. Sienta bien ganar pero somos muy competitivas y siempre queremos más.

No ha llegado a pasar un año. Pero ahora, mira atrás y ¿cómo ves todo aquello que sucedió en Wimbledon, esa final contra Serena? ¿Como fue el día antes, qué pasó luego?

Fue todo muy intenso. Con nervios pero al mismo tiempo con mucha confianza. Creo que luché todo lo que pude pero fue todo especial, diferente, e intenté ir poco a poco y sin mirar en todo lo que iba pasando a mi alrededor.

¿Como es un día de partido? ¿Cuál es la rutina?

No tengo ninguna rutina especial antes de un partido. Me gusta llegar con tiempo al club, para estar tranquila y poder hacer el 'taping' (vendaje) de los tobillos tranquila. Luego caliento unos 30 minutos. Ahora cada vez más los entrenamientos los hago con sparrings. Y dependiendo de con quién juegue o cómo me sienta hago algo especial o no. No sé. Si voy a jugar a con alguien que saca bien al cuerpo pues me centro más en ese aspecto.

Luego como algo o no, depende de la hora. Tomo un batido o un gel si es a una hora rara el partido, y después tengo una charla sobre el partido con Sam. Luego hay que esperar a que te llamen.

Dentro de los cambios que ha dado su vida, es frecuente su presencia en anuncios y asuntos de publicidad. ¿Cómo lleva los rodajes, las sesiones?

La verdad es que lo llevo bien. La mayoría de las cosas son divertidas y me voy viendo en situaciones que sé que son especiales y que la gente normal no puede disfrutar. Me lo tomo como parte de mi trabajo pero trato siempre de disfrutar de lo que hago y saber los detalles. Soy muy preguntona.

En los tiempos muertos durante los torneos, entre partido y partido después de un entrenamiento, ¿cómo ocupa ese tiempo de ocio? ¿Le gusta conocer las ciudades en las que está? ¿Suele salir o descansa en el hotel?

"Sí que intento salir a cenar y disfrutar de las ciudades. Es difícil porque siempre intentas estar relajado y no gastar más energías de la cuenta. Pero si no salgo a cenar suelo ver pelis (si son de acción o de miedo con mucha sangre, mejor). Y si no, también busco vídeos en Youtube de cosas que me interesan.

¿Le acompaña su familia en los torneos?

Me gusta tenerles cerca. Mis padres suelen venir y mis hermanos también.

¿Con quien pasa más tiempo durante los torneos? ¿Quién es su persona de confianza?

Va un poco en relación a lo otro. Obviamente paso mucho tiempo con mi entrenador y preparador físico. Pero me gusta poder tener a mi familia conmigo. Por ejemplo, aquí, en Miami, estuvieron mis padres.

¿Cuál es la canción que con más frecuencia escucha antes de un partido, la que ahora le motiva especialmente?

La verdad es que ahora no tengo una canción concreta que escucho. Siempre será algo alegre y con energía, pero me encanta una variedad muy amplia de canciones y estilos de música. Desde el hip hop o la música electrónica, pasando por la salsa o la música clásica. Así que depende del momento.

No hace mucho el mundo del tenis se sorprendió con el positivo por dopaje que dio Maria Sharapova. ¿Qué sintió al enterarte de la noticia? ¿Le decepcionó?

No sé. Vamos a ver que pasa. Está claro que no es una buena noticia ni para el tenis femenino, ni para el deporte en general.