Remite el temporal de viento, con alerta naranja en la cornisa cantábrica, la costa gallega y Canarias

nacional

| 10.11.2010 - 09:21 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El temporal de viento remitirá este miércoles en la Península, aunque se mantiene la alerta naranja (riesgo importante) en la cornisa cantábrica, el archipiélago canario y la costa gallega por ráfagas que provocarán olas de hasta siete metros de altura. Asimismo, un total de 27 provincias seguirán en alerta por viento, según la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

En concreto, están en alerta naranja La Coruña, Lugo, Pontevedra, Cantabria, Asturias, Guipúzcoa, Vizcaya, Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife, mientras que en alerta amarilla están La Rioja, Navarra, Aragón, Barcelona, Lérida, Tarragona, la Comunidad Valenciana, Murcia, Almería, Granada, Albacete, Burgos, León, Palencia, , así como Melilla y las islas de Ibiza, Formentera, Mallorca y Menorca.

De esta manera, el riesgo es menor que este martes, cuando casi toda España (47 provincias) estaba en alerta por viento, lluvia y oleaje, siendo Galicia, Asturias y Cantabria las zonas más afectadas y con un nivel de riesgo máximo (alerta roja).

Además, los vientos soplarán moderados de componente oeste en la Península y Baleares, con intervalos fuertes, tendiendo a disminuir a lo largo del día. En las islas Canarias, las ráfagas serán flojas a moderadas del norte.

Igualmente, se prevén lluvias moderadas en el litoral cantábrico, que podrían ser persistentes y localmente fuertes, con posibilidad de algunas tormentas. En Galicia, el interior de Asturias, el Cantábrico y Pirineos las precipitaciones serán débiles o localmente moderadas, con tendencia a remitir por la tarde.

En el resto de la Península, se producirán intervalos de nubosidad, tendiendo a cielos poco nubosos, con posibilidad de chubascos débiles y dispersos en zonas del interior, más probables en el interior este. En Baleares y este de Cataluña, se esperan intervalos nubosos con probabilidad de lluvias o tormentas localmente moderadas. En Canarias, los cielos estarán nubosos o con intervalos de nubes y habrá posibilidad de lluvias débiles, más probables en el norte de las islas occidentales.

En lo referido a la cota de nieve, esta se situará entre los 1.000 y 1.400 metros en la mitad norte peninsular, mientras que este martes se situaba entre los 1.000 y los 1.200 metros en el extremo norte y entre los 1.200 y los 1.400 metros en el centro. Además, la alerta amarilla se mantiene en Huesca, Asturias, León, Palencia y Navarra, y se extiende a Burgos y Cantabria.

Por último, las temperaturas máximas experimentarán un ascenso de ligero a moderado (de 2 a 6 grados centígrados) en el oeste peninsular y registrarán un descenso de ligero a moderado en el Cantábrico oriental y Pirineos. Por su parte, las mínimas descenderán ligera a moderadamente, salvo en el tercio norte, donde se mantendrán sin cambios. En Baleares y Canarias también permanecerán con pocos cambios.

UN MUERTO Y UN DESAPARECIDO

El temporal de viento y lluvia, que este martes ha golpeado de forma especial la cornisa cantábrica, se ha cobrado un muerto y un desaparecido en Galicia, varios heridos en Logroño y Santander, y ha originado muchos desperfectos en varias capitales del norte. La víctima mortal es el marinero jubilado, José Ramiro Fernández, de 73 años, quien ha fallecido en Burela (Lugo) al volcar el bote que pretendía cambiar de sitio. La lancha de Salvamento que intervino, solo pudo recoger el cadáver.

Por otra parte, un pescador ha sido dado por desaparecido, posiblemente debido a un golpe de mar, cuando se encontraba pescando en la zona de Baldaio (A Coruña).

La borrasca que entró el lunes en la península está provocando vientos superiores a los 100 kilómetros/hora, así como un fuerte oleaje, de hasta 13 metros, que ha causado destrozos en paseos marítimos de Santander, Gijón (Asturias) Getxo y San Sebastián (País Vasco), y A Coruña (Galicia), así como rotura de cristales, caídas de arboles y la inundación de algunos bajos.