A salvo la última familia española que ha podido huir de Raqa (Siria)

Ya está a salvo la última familia española que ha podido huir de Raqa, la ciudad siria que hasta hace poco ha sido capital del Estado Islámico.

Su pesadilla ha terminado tras un viaje de varios meses y un reencuentro feliz en Madrid.

Ismael eleva a su hijo Yunes bajo el cielo de Madrid. Por primera vez desde que nació hace cinco meses, el cielo no es una amenaza.

Ni bombardeos, ni artilleria, ni ráfagas en la noche. Al día siguiente de nacer, su familia emprendió una larga huída de cuatro meses.

Desde Raqa, en el corazón del estado Islámico, hasta Madrid. Cuatro adultos, 9 niños. Cruzaron Siria a pie. Habían soportado años de guerra y la ocupación del Daesh.

Soraya es hermana de Ismael. En un español más básico, acierta a decir las palabras imprescindibles: "contenta, tranquila, gracias". En pocas palabra concentra muchas emociones.

Juda tenía siete años cuando huyó de Raqa junto a sus abuelos. Fue ametrallada por no vestir de acuerdo al Estado Islámico. Con su español de urgencia, demuestra una lucidez nada infantil.

Ana por fin respira tranquila. Madrileña de Vallecas, es hoy madre y abuela de esta saga que simboliza la diáspora siria.

Su marido, natural de Raqa, ha dejado allí su familia. La familia Lobato apenas lleva dos días en Madrid. Dependen de la assitencia pública.

Los más pequeños ya conocen la palabra hola y la palabra futuro. Quizá es todo cuanto necesitan saber.