El sector público extrema precauciones ante el coronavirus

Imagen de una clase del colegio Paraíso Sagrados Corazones de Madrid
Imagen de una clase del colegio Paraíso Sagrados Corazones de Madrid

Administraciones y empresas se han activado para trasladar a profesionales clave, de policías a médicos y de maestros a controladores aéreos, las principales medidas preventivas ante el coronavirus con el fin de proteger a colectivos que, en buena medida, tienen sus su manos el cuidado de la población en momentos críticos.

El Ministerio de Sanidad ha centrado su atención en los profesionales sanitarios y ha aconsejado que se cancelen congresos y seminarios para evitar eventuales contagios, mientras que la Organización Médica Colegial ha alertado de la alta capacidad de propagación del virus en los centros sanitarios y ha pedido que se protejan especialmente "los que tienen la tarea de cuidar de todos".

Ha recomendado a los médicos ser "especialmente escrupulosos" en la auto observación de los síntomas si han podido entrar en contacto con un paciente con COVID-19 y, ante la desaparición en algunos centros sanitarios de mascarillas y otros materiales, ha recordado que "no es éticamente admisible acaparar equipos y provocar carencias".

En un documento técnico para el manejo de los pacientes con COVID-19, el Ministerio ha dado también instrucciones concretas a los trabajadores sanitarios sobre higiene de manos, equipos de protección individual, recogida de muestras, desinfección de materiales y espacios y gestión de residuos.

Ante los primeros casos en centros escolares, muchos colegios han trasladado a profesores, padres y madres las recomendaciones de las autoridades educativas y sanitarias.

Además de los consejos básicos, como el correcto lavado de las manos, cubrirse al toser y estornudar y evitar tocarse ojos, nariz y boca, los centros deben poner especial cuidado en la limpieza y desinfección de las zonas comunes y muchos han recordado a las familias que no está permitido que el alumno acuda con fiebre al colegio.

La Dirección General de la Policía también ha elaborado un catálogo con las principales medidas preventivas que deben seguir los agentes, a quienes aconseja cubrirse la boca y la nariz al estornudar con la parte interna del codo flexionado, mantener una distancia de entre 1,5 y 2 metros con el interlocutor, lavarse frecuentemente las manos y limpiar y ventilar regularmente las zonas de trabajo.

En los servicios de atención al público, si una persona presenta síntomas (fiebre, tos, dificultad respiratorio...) y ha tenido contacto estrecho con personas o zonas infectadas, se le facilitará una mascarilla -el agente se pondrá otra y guantes de nitrilo- y se la aislará en un espacio cerrado antes de llamar al 112 para esperar instrucciones.

Instituciones Penitenciarias se ha dirigido a las direcciones de los cárceles para trasladar pautas similares, como el aislamiento en celda individual de los casos sospechosos y el uso de material de protección.

Consejos parecidos han recibido asimismo, entre otros, policías municipales, bomberos o trabajadores sociales del Ayuntamiento de Madrid, aunque algunos representantes sindicales advierten de que, por el momento, las patrullas carecen del material que se recomienda utilizar.

Enaire, el gestor aeroportuario, ha restringido el acceso a las torres de control de los aeropuertos y a los servicios comunes de los centros, como cafeterías o centros de descanso, a todo el personal ajeno a la operativa habitual y tramita de urgencia la contratación y suministro de material de prevención.

El protocolo elaborado ante el coronavirus establece tres niveles de contingencia -ahora está activado el primero- y no contempla ni en el nivel más alto el cierre de las torres.

Desde el Consejo General del Poder Judicial, por su parte, se han dirigido al Ministerio de Interior y al de Justicia, así como a las comunidades que tienen la competencia trasferida, para solicitar información y coordinación sobre los protocolos establecidos.

Piden intensificar las condiciones de limpieza de las dependencias que acogen a los detenidos en las sedes judiciales, garantizar la adecuada ventilación en los juzgados y poner a disposición de los jueces mascarillas quirúrgicas, jabón, soluciones alcohólicas y papel desechable para las manos.