El restaurante danés Noma triunfa de nuevo en los "Oscar" de la cocina

El restaurante danés Noma triunfa de nuevo en los "Oscar" de la cocina

En una edición sin sorpresas, el danés Noma consiguió hoy coronarse, por tercer año consecutivo, como el mejor restaurante del mundo, pero las cocinas española y latinoamericana volvieron a demostrar su buen momento.

Los españoles El Celler de Can Roca y Mugaritz repitieron en la segunda y tercera posición, respectivamente, mientras que el brasileño D.O.M alcanzó el número cuatro de la lista elaborada por la revista británica "Restaurant", que está considerada como los "Oscar" de la gastronomía.

A pesar de los rumores sobre que éste sería el año de los hermanos Roca (Joan, Josep y Jordi) y de su gerundense El Celler de Can Roca, el danés René Redzepi volvió a recoger el galardón de mejor restaurante del mundo en una gala celebrada en The Guildhall de Londres, que reunió a la elite de la alta cocina internacional.

Los organizadores de los premios, que cumplen su décimo aniversario, destacaron "la meticulosa atención al detalle" del restaurante Noma de Copenhague, que se caracteriza por un uso innovador, emocional e intenso de los productos nórdicos.

"La lista, que es realmente viva y exigente, demuestra que la cocina española vive un momento espléndido, el mejor de su historia", explicó a Efe Joan Roca.

Por su parte, Andoni Aduriz, responsable de Mugaritz, aseguró a Efe que "todos podemos estar muy orgullos. Está claro que la cocina española no pierde fuerza, todo lo contrario, nos espera un futuro muy bueno".

El vasco, de 40 años, que recibió también el premio "Chef Choice", en el que cocineros de todo el mundo votan al que consideran el mejor de sus compañeros de profesión, se ha convertido en toda una referencia gracias a un personalísimo estilo que lleva a la mesa a través de una técnica muy refinada los mejores productos locales, como el foie y las flores.

La clasificación, que apuesta por la innovación y el reconocimiento de la creatividad, lejos de los corsés tradicionales, dejó en un lugar destacado a los restaurantes españoles, al colocar tres entre los 10 primeros y cinco entre los 50 mejores del mundo.

Arzak de San Sebastián repitió en la octava posición, el vizcaíno asador Extebarri subió del 50 al 31 y el valenciano Quique Dacosta, consiguió entrar en la clasificación en el puesto 40.

El éxito latinoamericano quedó patente gracias a la subida de tres posiciones del restaurante D.O.M de Sao Paolo, gracias a la apuesta de su chef, Alex Atala, por la nueva cocina brasileña sostenible, basada en los ingredientes del Amazonas.

"Es algo increíble, un sueño que nunca hubiera imaginado conseguir. Para un brasileño estar entre los cinco primeros es una honra. Además, un premio así no solo me ayuda a mí, también a todo la gente de Brasil, a su cultura", comentó pletórico tras la gala el cocinero.

La buena racha latinoamericana se confirmó con la presencia del peruano Astrid y Gastón (35), del chef Gastón Acurio y los mexicanos Pujol Mexico City (36), de cuya cocina se encarga Enrique Olvera, y Biko (38), en el que Mikel Alonso fusiona las cocinas vasca y azteca.

La lista, que se confecciona desde 2002 y que se ha convertido en toda una referencia de la alta cocina mundial gracias al amplio grupo de más de 800 especialistas internacionales que la elaboran, estuvo dominada durante seis años por el catalán Ferrán Adriá, que salió de la clasificación en 2011 tras anunciar que cerraba su restaurante, El Bulli.

Por su parte, Elena Arzak, del restaurante Arzak en San Sebastián, recogió el premio a la mejor chef femenina del mundo.

La donostiarra, acompañada hoy por su orgulloso padre, Juan Mari Arzak, representa la cuarta generación de la familia que dirige este restaurante inaugurado en 1897 y que en los últimos seis años ha figurado entre los diez mejores del mundo.

En la edición de este año, entre los diez primeros puestos, se encuentran también el italiano Osteria Francescana (5), los estadounidenses Per Se (6), Alinea (7) y Eleven Madison Park (10), además del británico Dinner by Heston Blumenthal, que se estrena en la novena posición.

Blumenthal compensa así un duro bajón de su restaurante estrella, Fat Duck, que tras ganar en 2005 y quedar varios años en segunda posición acabó en el puesto 13 de una lista en la que él es la única presencia británica, junto a Brett Graham, del exclusivo The Ledbury.