El rastreo del móvil de Diana confirma movimientos en el entorno de su domicilio

El rastreo del móvil de Diana detecta movimientos en el entorno de su domicilio

En el caso de la misteriosa desaparición de la joven madrileña Diana María Quer en A Pobla do Caramiñal pierde fuerza la hipótesis de que algun feriante hubiera podido interceptarla en su camino de regreso a casa. El rastreo de su móvil detecta movimientos de Diana en el entorno de su casa y testigos la habrían visto después de enviar el inquietante mensaje que advertía de la presencia de un varón del que no se fiaba.

A Pobla do Caramiñal sigue impactada y continúa la busqueda de Diana Quer. Su padre ha desgranado que hasta ahora se manejaban 4 hipótesis de trabajo. Dos han sido definitivamente descartadas: la del suicio o la opicón de un secuestro por motivos económicos.

Se maneja la desaparición voluntaria y la forzosa. Los agentes intentan determinar que hizo minuto a minuto Diana por la noche. Después de que enviara este inquietante whatsup, la joven fue vista con un grupo de amigos en el pueblo. Además, ella también habría mantenido contacto a traves del movil con una amiga de madrid. Además, el dispositivo, antes de dejar de emitir señal la situa cerca de su vivienda.

La tecnología es una de las herramientas que está utilizando la Guardia civil para avanzar en el investigación. De la vivienda se llevaron el ipad de Diana y por otro lado han tomado declaración a sus amigos, también a los de Madrid.

En la zona continúa la busqueda a la que ayer se sumó la infantería de Marina. En los proximos días esas labores también podrían contar con la ayuda de los vecinos y voluntarios.

La Guardia Civil, por su parte, mantiene abiertas de forma oficial todas las hipótesis, ya que el caso se encuentra bajo secreto de sumario. No obstante, las que cobran una mayor relevancia son la marcha voluntaria, que haya sido víctima de un acto violento o que se encuentre retenida en contra de su voluntad.

Además de los rastreos, los agentes investigan las grabaciones de las cámaras de seguridad de la zona en la que desapareció Diana Quer y los testimonios que han aportado algunas personas.

TESTIGOS QUE LA VIERON MAS TARDE

Entre otros testimonios, la Guardia Civil ha recabado los de varias personas que aseguraron haber visto a Diana Quer con posterioridad a las 2,45 horas de la madrugada del lunes, cuando envió un mensaje de 'Whatsapp' a un amigo en Madrid y le comentó que estaba siendo acosada por un hombre.

Fuentes municipales han confirmado, de hecho, que los investigadores tienen pruebas "muy consistentes" de que la joven estaba "en perfectas condiciones" tiempo después de enviar estos mensajes.

Además de los testigos que dicen haberla visto más tarde, su teléfono registró actividad casi una hora después de estos mensajes de 'Whatsapp' cuando, según ha confirmado la familia, se puso en contacto con otra amiga.

De hecho, la Guardia Civil ha identificado y tomado declaración a tres personas que, supuestamente, acosaron a jóvenes durante las fiestas de A Pobra del mismo modo que Diana Quer trasladó a su amigo. Los hombres "reconocieron este comportamiento", pero los agentes creen que no tienen relación con la desaparición.

Esta creencia se apoya, entre otras cuestiones, en el hecho de que Diana Quer utilizó su móvil con posterioridad a advertir la supuesta presencia de un hombre que la acosaba. Del mismo modo, no se descarta que la joven llegase a entrar en su casa y que, posteriormente, se hubiese marchado de nuevo hasta A Pobra, aunque es un extremo que está sin constatar.

DESAPARICION

Diana María Quer López-Pinel fue vista por última vez en la madrugada del lunes 22 a un kilómetro de la vivienda donde veranea con su familia en la zona de Cabío-Xobre, en un área del paseo marítimo de A Pobra, donde tenían lugar las fiestas locales.

Desde que sus familiares presentaron la denuncia ante la Guarda Civil tras constatar su ausencia, agentes de la Policía Local y distintas agrupaciones de voluntarios de Protección Civil de A Pobra, Porto do Son, Boiro y Ribeira, así como familiares y vecinos colaboran en la búsqueda de la joven.

La chica mide 1,75 metros, tiene el pelo largo liso y moreno, ojos oscuros y pesa unos 55 kilos. La última vez que fue vista vestía pantalón corto rosa, camiseta blanca y sudadera y calzaba zapatillas negras con cordones.