Todos los radares, incluidos los móviles, estarán visibles para el conductor

Todos los radares, tanto los fijos como los móviles, estarán visibles para el conductor, según ha anunciado la directora general de Tráfico, María Seguí, cuyo departamento publicará periódicamente en su página web los 1.200 tramos de vías en los que se intensificará la vigilancia de la velocidad.

Seguí ha realizado este anuncio en su comparecencia en la Comisión de Seguridad Vial del Congreso, donde además de dar cuenta de los datos de la siniestralidad vial en 2014 y en el pasado mes de enero, ha enumerado algunas de las medidas previstas por su departamento.

Entre ellas, hacer visibles todos los radares y el traslado de muchos de ellos, móviles, a las carreteras secundarias, que concentran el 80 por ciento de los accidentes con víctimas.

Además, los radares distinguirán el tipo de vehículo que ha cometido la infracción para así aplicar la sanción en función del límite de velocidad establecido para ese tipo, y actuarán con criterios homogéneos en todo el territorio competencia de la DGT.

REDUCEN EL UMBRAL DE TOLERANCIA

La directora general de Tráfico, María Seguí, anunció que la Dirección General de Tráfico (DGT) va a iniciar una nueva etapa en la gestión de la velocidad. "La finalidad que buscamos es que los conductores respeten los límites de velocidad establecidos, en particular en aquellos tramos que hemos identificado como peligrosos. De este modo, la denuncia no es, en ningún caso, el objetivo final", aseveró.

Por otro lado, Seguí subrayó que los radares operarán "con criterios homogéneos" en todas las carreteras en las que la DGT tiene competencias, de manera que "todos funcionarán de la misma manera en toda España".

Con ello, contarán con el mismo margen de error y el umbral de tolerancia será de 7 km/h si la velocidad del vehículo es inferior a 100 km/h y del 7% si es superior a ese límite, es decir, los radares saltarán a 58 km/h si el límite es 50 km/h y a 129 si es de 120 km/h.

DISTINGUIRÁN AUTOBUSES, FURGONETAS Y CAMIONES

Además, recalcó que Tráfico ultima un proyecto por el que, aplicando métodos informáticos a los radares, estos distinguirán qué tipo de vehículo ha cometido la infracción de velocidad para así aplicar la sanción en función de la limitación de velocidad específica aplicable a cada uno.

El actual Reglamento General de Circulación, de 2006, señala que el límite de velocidad es de 100 km/h en autopistas y autovías para autobuses, vehículos derivados de turismo y vehículos mixtos adaptables, y de 90 km/h para camiones, vehículos articulados, tractocamiones, furgones y automóviles con remolque de hasta 750 kilogramos (120 km/h para los coches).

En las carreteras convencionales con arcén pavimentado de al menos 1,5 metros de anchura o con más de un carril para alguno de los sentidos de circulación, el límite está fijado en 90 km/h para autobuses, vehículos derivados de turismo y vehículos mixtos adaptables, y 80 km/h para camiones, tractocamiones, furgones, vehículos articulados y automóviles con remolque (100 km/h para los automóviles).

Y en relación al resto de las vías interurbanas, es de 80 km/h para autobuses y furgonetas, y 70 km/h para camiones, furgones, vehículos articulados y automóviles con remolque (90 km/h para turismos).

Los radares fijos y móviles de las carreteras multan cuando se supera la velocidad máxima permitida para los coches y no la del resto de los vehículos.

Por último, Seguí desveló que, "en los próximos meses", la DGT instalará unos 30 radares de tramo, principalmente en vías convencionales, que sustituirán a otros fijos instalados en otras carreteras, de manera que no aumentará el número total de aparatos ahora en funcionamiento

AUMENTO DE VICTIMAS EN ENERO EN 12 COMUNIDADES

Durante su intervención Seguí también se ha referido al aumento de víctimas en las carreteras en el primer mes de 2015, que sumaron 87 frente a las 61 del mismo mes de 2014. La directora ha indicado que esta cifra supone una subida del 43 por ciento con respecto al año anterior, "una magnitud casi opuesta a la que se produjo en enero 2014 con respecto a enero de 2013" en donde se registró una bajada de más del 30 por ciento.

Para la DGT, " tan anormal es un descenso por estas cifras, como un el aumento" y ha apuntado que la "variabilidad" de números es "más notable" cuanto más pequeño es el tiempo que se analiza.

En este sentido, ha puesto como ejemplo que, si se coge como referencia las víctimas del País Vasco en enero de 2015, que fueron 5, frente a la ausencia de fallecidos en el año anterior, se trata de un aumento "infinito", o los 11 muertos en Cataluña este año, frente a los 7 de 2014, que suponen un 57 por ciento.

Además, ha apuntado que este aumento en enero de 2015 se debe a un "aumento neto en 12 de las 17 comunidades autónomas", siendo las que más han subido Castilla y León (con 7 más), Andalucía (con 6), y País Vasco y Galicia (con 5). Aún así, Seguí ha insistido en que se tratan de datos provisionales y de un corto periodo de tiempo y ha señalado que no todos los años que han sufrido una subida en el primer mes han registrado un aumento al final del mismo.