Los primeros camiones con la vacuna de Moderna salen hacia hospitales de EEUU

Vista de la sede de la biotecnológica Moderna, en Norwood, Massachusetts
Vista de la sede de la biotecnológica Moderna, en Norwood, Massachusetts |EFE

Los primeros camiones con la vacuna contra la covid-19 de Moderna abandonaron este domingo los almacenes donde estaba siendo almacenada para dirigirse a los hospitales de EE.UU. y otros puntos del país, donde el lunes comenzará a ser distribuida.

Los camiones salieron de los almacenes custodiados por un fuerte dispositivo de seguridad, integrado entre otros por vehículos del Cuerpo de Alguaciles de EE.UU., según mostraron televisiones estadounidenses, que retransmitieron en directo este importante momento dentro de la pandemia.

En un comunicado, el operador logístico FedEx anunció que había comenzado el transporte de la vacuna de Moderna y que los camiones ya estaban saliendo de las instalaciones que tiene en diferentes puntos del país el gigante estadounidense McKesson, dedicado a la distribución de medicamentos.

En los almacenes de McKesson, los trabajadores pasaron el sábado y el domingo empaquetando las vacunas en cajas refrigeradas.

Esas cajas, que contienen cada una 100 dosis, tienen previsto viajar durante la próxima semana por aire y por tierra a 3.700 puntos del país, una labor que recae tanto en FedEX como en UPS, otro gran operador logístico de EE.UU.

Esos 3.700 puntos incluyen hospitales y farmacias, ya que los sanitarios tienen prioridad a la hora de recibir las primeras dosis.

Único con dos vacunas

El suero de Moderna está siendo transportado en unas pequeñas cajas refrigeradas que deben mantener una temperatura de -20 grados centígrados; mientras que la vacuna de Pfizer necesita unos arcones de mayor tamaño ya que debe ir rodeada de hielo seco para mantenerse en el rango de entre -60 y -80 grados.

EE.UU. se convertirá el lunes en el único país del mundo que tiene dos vacunas contra la covid-19.

La llegada de estas vacunas se produce en el peor momento de la pandemia para EE.UU., que acumula más de 17,6 millones de casos y 316.000 fallecidos, más que ningún otro país en términos absolutos, según la Universidad Johns Hopkins.