La primavera será más cálida de lo normal en la mitad sur y en Baleares

La primavera de 2018 será algo más cálida de lo normal en la mitad sur de la Península y en Baleares y parece que las precipitaciones quedarán por debajo de los valores habituales en el suroeste peninsular y en Canarias, según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

La primavera, que llega este martes a las 17.15 horas, sucederá a un trimestre invernal (diciembre 2017 a febrero 2018) que ha sido normal pero "muy próximo al límite de frío", ya que ha tenido una temperatura media de 7,6 grados centígrados, lo que supone en 0,3 grados centígrados por debajo de lo normal, y húmedo en su conjunto, ya que ha llovido un 2 por ciento por encima del valor normal para este trimestre, según el periodo de referencia 1981-2010.

Así, los datos de la AEMET confirman que este ha sido el séptimo invierno más frío en lo que va de siglo y el vigésimo séptimo invierno más frío desde 1965.

PRIMAVERA CON LLUVIA Y NIEVE

Así pues, La primavera astronómica llegará a las 17.15 horas de este martes 20 de marzo, pero la meteorológica se hará esperar ya que se prevé, además de precipitaciones en buena parte de la Península y Baleares, una cota de nieve en torno a 200 metros, y temperaturas en descenso hasta el jueves, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), que prevé que el viernes llegará un nuevo frente que dejará precipitaciones el primer fin de semana de Semana Santa.

La portavoz adjunta de la AEMET, Delia Gutiérrez, ha señalado a Europa Press que esta semana tendrá tres fases, la primera parte, lunes y martes estará marcada por un episodio de precipitaciones, que serán de nieve en buena parte de la mitad norte; el miércoles y el jueves, remitirán las precipitaciones pero las temperaturas bajarán y las mínimas serán "significativamente" más bajas de lo normal y a partir del viernes "comenzará un nuevo periodo de lluvia y viento".

Respecto al fin de semana, Gutiérrez ha indicado que no se han producido récord de precipitaciones, aunque se han producido valores "muy por encima de los valores normales". En concreto, entre las 08.00 horas del viernes y las 08.00 horas de este lunes, se han acumulado 217,8 litros por metro cuadrado en Grazalema (Cádiz); 119,8 litros por metro cuadrado en Cortes de la Frontera (Málaga); Jimena de la Frontera (Cádiz), 104,6 litros por metro cuadrado; Casteldeferro (Granada), 101,8 litros por metro cuadrado. "Los diez primeros registros con más acumulación de precipitaciones se han registrado en Andalucía", ha comentado.

UNA PRIMAVERA NORMAL EN MADRID

Aemet prevé una primavera "normal" en la región y buen tiempo en Semana Santa

Madrid, 20 mar (EFE).- La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé que la primavera que hoy empieza será "normal" en la Comunidad de Madrid, con los pantanos "en recuperación", y tiempo anticiclónico durante la Semana Santa, tras un invierno "normal y húmedo", salvo en Navacerrada donde fue "frío y muy húmedo".

Las temperaturas más bajas del invierno fueron el 9 de febrero en la capital, con -1,9 grados en el Retiro, y el 8 de febrero en el resto de la región con -10,8 grados en Rascafría.

Gracias a las borrascas atlánticas, el día más lluvioso en el Retiro fue el 6 de enero, cuando se recogieron 20,6 litros por metro cuadrado, y el 28 de febrero con 70,5 litros en Navacerrada.

En Navacerrada ha llovido 27 días y ha nevado 37, siendo el mayor espesor alcanzado el 6 de febrero con 110 centímetros de nieve.

Dada la elevada polinización, hacia el 10 de abril podrían empezar los problemas para los alérgicos al polen.

POCAS LLUVIAS EN EL SUROESTE

Durante los meses de abril, mayo y junio, las precipitaciones alcanzarán valores inferiores a las normales en el suroeste peninsular y en las Canarias, mientras que en el resto de España no se prevén diferencias significativas, ha adelantado a EFE Delia Gutiérrez, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). En cuanto a las temperaturas, la portavoz ha explicado que la "señal estacional más clara" pronostica días más cálidos en la mitad sur peninsular y en las Baleares y sin cambios en el resto.

Durante la estación se han sucedido los episodios fríos, y así los valores más bajos correspondieron a Molina de Aragón con 12,8 grados bajo cero el 8 de febrero, Ávila con 11,4 grados bajo cero el 9 de enero, Teruel con 11 grados bajo cero el 8 de febrero y el puerto de Navacerrada (Madrid) con 10,5 negativos también el 8 de febrero.

Como dato significativo, cabe resaltar las frecuentes heladas en ambas mesetas y en zonas de montaña, destacando los 69 días de heladas registrados en el puerto de Navacerrada (Madrid), los 67 en Molina de Aragón y los 63 en Salamanca/ aeropuerto.

Respecto a las precipitaciones, el invierno, que comenzó con un diciembre normal seguido de un enero y un febrero húmedos, ha sido en general húmedo, con una precipitación sobre España de 202 litros por metro cuadrado, un 2 por ciento por encima de la media de la estación. Por precipitación acumulada en el trimestre, destaca la estación de San Sebastián/ Igueldo con 821 litros por ser la más alta desde 1928, siendo el anterior valor de 812 litros registrados en el invierno de 1930-1931.

En varios observatorios, la precipitación invernal fue en forma de nevadas y sobresalen los registros de 41 días de nieve en el Puerto de Navacerrada (Madrid), 31 días en Soria, 28 días en Molina de Aragón, 26 días en Burgos/ aeropuerto y 21 días en Segovia. Sin embargo, desde la Aemet resaltan que uno de los aspectos más destacados han sido las precipitaciones acumuladas durante la primera quincena de marzo, el doble del valor normal para dicho mes.

Todo esa precipitación acumulada ha desembocado en que el año hidrológico, que se inició el 1 de octubre y hasta el 14 de marzo, se lleven almacenados 383 litros por metro cuadrado, un 2 por ciento más que el valor normal de dicho periodo, que es de 375 litros. Gutiérrez ha subrayado que los dos primeros meses del año hidrológico fueron muy secos, lo que dio lugar a que a finales de noviembre la precipitación fuera un 58 por ciento inferior al valor normal.

Sin embargo, el déficit se subsanó en enero y febrero con precipitaciones iguales o por encima del valor normal hasta llegar marzo, donde la entrada de Emma dejó intensas lluvias en muchas zonas y el déficit pasó a ser del 10 por ciento, hasta registrar ahora un 2 por ciento más de lo habitual.