Los piojos nos traen de cabeza

Con la llegada del otoño se incrementa el número de contagios de piojos. Los meses de septiembre y octubre son los proferidos por estos bichos y no solo por las condiciones de calor y humedad, sino por la vuelta al colegio, que hace que aumente la concentración de niños y las posibilidades de contagio.

Según los expertos los más proclives al contagio son los niños de tres a once años que llevan el pelo largo y suelto. Con todo hay falsos mitos que conviene erradicar. A pesar de que cuatro de cada diez hogares han padecido piojos, estos siguen siendo una vergüenza. Por eso muchas veces los padres son reticentes a anunciarlo en el colegio.

Una vez detectados los piojos es necesario dar la noticia a los allegados que puedan haber entrado en contacto con el niño, utilizar productos adecuados y comprados en farmacia y revisar tambien a los adultos y objetos que tienen contacto con el menor.

Los expertos alertan de lo peligroso que es recurrir a ciertas recetas caseras y la inutilidad del vinagre, para erradicarlo.

Así es que si hay piojos hay que utilizar productos de farmacia y liendrera, y si no hay, pero en el entorno pudiera haberlos, hay que utilizar repelentes para ahuyentarlos.

La estadística de Filvit dice que este año se contagiarán casi el 15 por ciento de los niños.