Una de cada dos personas comienza el año haciendo un listado de buenos propósitos

Una de cada dos personas comienza el año haciendo un listado de buenos propósitos. Con los excesos navideños a la vuelta de la esquina, gran parte de las buenas intenciones para el 2012 giran alrededor de cuidarse más, ir al gimnasio, adelgazar, etc. Rutina y motivación son las claves que proponen los expertos para hacer realidad los objetivos ya que sólo se cumplen un 12% de los buenos propósitos de comienzo de año.

Cumplir los propósitos de Año Nuevo requiere un enfoque multidisciplinar ya que factores como la motivación y la constancia juegan un papel muy relevante. “Empezar de forma adecuada es fundamental”, explica la psicóloga Altari Gómez, “ya que se calcula que el 20% de los buenos propósitos se pierde durante la primera semana”. Gómez señala: “es importante no proponerse metas excesivamente ambiciosas y evitar el pensamiento del “todo o nada”, alejarse de vez en cuando de las buenas rutinas no significa que se abandonen los objetivos de forma permanente”, concluye.

El buen propósito más extendido es el de querer adelgazar, y viene muchas veces marcado por los excesos que se han hecho en Navidad. Es típico el empezar una dieta el día dos o apuntarse a un gimnasio, al que pocos siguen asistiendo después de un mes o dos. A lo largo del año el 80% por ciento de los que empezaron a hacer ejercicio o una dieta lo deja.

Jordi Marimón, entrenador personal, recuerda que “después de las fiestas llegan las prisas por recuperar lo perdido, los gimnasios se llenan y la gente se vuelca hacia el deporte y el ejercicio físico de forma casi compulsiva”. Según Marimón, “la clave no es convertirse de la noche a la mañana en un atleta sino encontrar una rutina y un tipo de ejercicio adecuado a cada persona y que pueda ser sostenible en el tiempo”.