La pandemia pasa factura al roscón: menos ventas y colas en las pastelerías

Los roscones de Reyes ya están en los escaparates de las pastelerías madrileñas
Los roscones de Reyes serán más pequeños este año |TELEMADRID

El tradicional roscón de Reyes mantiene en esta Navidad atípica sus ventas en supermercados, cae en el canal de la restauración por las restricciones de aforo por la covid y en las pastelerías artesanales se prolongan las colas de espera para adquirirlo, en líneas generales, en tamaños más pequeños.

No está claro de dónde procede su receta, pero sí hay consenso en el hecho de que con azúcar, mantequilla, agua de azahar, harina, levadura y huevos se consigue un alimento capaz de generar colas en tiempos de pandemia, tras un año que culmina tan difícil que hace preguntarse si realmente alguien se merece encontrar el "haba" y -según la tradición- pagar el roscón.

Los mejores roscones de Reyes de Madrid
Los mejores roscones de Reyes de Madrid
Los mejores roscones de Reyes de Madrid

Los mejores roscones de Reyes de Madrid

El presidente de la Asociación Española de la Industria de Panadería, Bollería y Pastelería (Asemac), Felipe Ruano, estima que en esta campaña navideña se va a vender un 10 % menos que en la de 2019 (cuando comercializaron 30 millones de roscones) y, en líneas generales, de tamaños más pequeños.

La caída, según explica viene provocada sobre todo por una reducción de un 40 o 50 % de las ventas en el canal Horeca (hostelería, restauración y cafeterías), ya que los supermercados han logrado sostener su demanda.

La Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas) prevé que la "semana fuerte" de compras será la próxima, con unas ventas "al alza, en línea de años anteriores".

Grandes superficies como el Corte Inglés planean elaborar para estas fiestas 70.000 roscones de 26 variedades diferentes, con distintos sabores y pesos. Y establecimientos tradicionales en la venta de este tipo de productos, como la pastelería Mallorca, producirán 45.000, una cifra que, precisan a Efeagro, es similar a la de años anteriores.

Una característica de la nueva normalidad de 2020 es la tendencia de elaborar roscones más pequeños.

En el madrileño Horno de Babette registran un aumento de sus ventas del 50 % respecto al año pasado, según su dueña, Beatriz Echevarría, quien adjudica el éxito a su nuevo formato, redondo en vez de ovalado, y una apuesta por las materias primas y por llegar al consumidor con sorpresas artesanas de cerámica y en una caja de diseño.

El maestro pastelero José Fernández elabora roscones todo el año en el obrador madrileño Nunos, aunque a finales de diciembre y a primeros de enero es cuando la tarea le ocupa mañanas, tardes y buena parte de las noches, ya que cada pieza es el resultado de más de cinco horas de trabajo.