'El orden divino' lleva al cine la lucha por el voto femenino suizo en 1971

"El orden divino" lleva al cine la lucha por el voto femenino suizo en 1971
"El orden divino" lleva al cine la lucha por el voto femenino suizo en 1971

La realizadora Petra Volpe narra la historia de un grupo de mujeres suizas que lucharon en 1971 por conseguir el voto en "El orden divino", una película que "explora la liberación sexual femenina" y muestra "cómo la política afecta a la vida privada de las mujeres".

"La liberación política de las mujeres en general y la liberación sexual, es decir, conectar con sus cuerpos y con su sexualidad van de la mano. Fue muy claro para mí que si iba a contar una historia sobre la liberación política de la mujer, también tenía que ser una historia sobre la liberación sexual y la vida íntima de las mujeres", explica Volpe en una entrevista con Efe.

Financiada en su totalidad por fondos públicos, la película narra el proceso de politización de Nora, un ama de casa y madre afincada en un pueblo suizo que decide hacer campaña públicamente en favor del "Sí" al referéndum para el voto femenino de 1971.

Después de un intento fallido en 1959, la consulta reconoció el sufragio universal, aunque el cantón nororiental de Appenzell-Rodas se alzó como último bastión del machismo al negar el voto a las mujeres hasta 1990, cuando se vio obligado a reconocer la igualdad de derechos entre géneros por orden del Tribunal Federal.

"Fue escandalosamente tarde", señala la directora, que asegura que existen "varios factores" que explican este hecho, que tienen que ver con el carácter "conservador" del país helvético y con el sistema de democracia directa, que concede al pueblo la decisión sobre temas importantes, como fue el caso del sufragio femenino.

Sin embargo, a pesar de los avances sociales en cuestiones de género, Volpe considera que "todavía queda mucho por hacer para alcanzar la igualdad" y colocarse en el mismo plano que los hombres y aunque su película realiza "una mirada al pasado", las marchas feministas y el movimiento #MeToo tienen "una conexión directa" con el principal tema de "El orden divino", que es "la igualdad de sexos".

"A pesar de que la película se centra en la lucha por el voto, también quería hablar sobre el resto de aspectos y maneras en las que las mujeres han sido reprimidas y discriminadas en la sociedad. Quería que la película resonara en la actualidad", afirma Volpe, que está "convencida" de que en su país todavía existe una mentalidad "tradicional" sobre el lugar que ocupan las mujeres en el la sociedad y sobre la libertad sexual.

"Aún vivimos en un mundo que está en contra de la liberación del cuerpo femenino. La televisión y la publicidad nos dicta lo que tenemos o no tenemos que hacer y no nos permiten experimentar y conocer nuestro cuerpo ni el placer que podemos sentir, cosa que quería mostrar también en la película a través del personaje de Nora", ha asegurado la directora.

Sin embargo, Volpe no pretende mostrar a los hombres como "villanos" porque asegura que están marcados por la lógica patriarcal y además quería realizar una película "divertida, amable y esperanzadora" sobre el feminismo y la lucha de la mujer por la igualdad.