Un oncólogo denuncia la muerte de una mujer que trató su cáncer con terapia alternativa

Un responsable médico del Hospital Trueta de Girona, Joaquim Bosch, ha desvelado la muerte de una enferma de cáncer tras tratarse con terapias alternativas, un hecho que ha denunciado a través de su cuenta de Twitter y cuya veracidad ha confirmado el Instituto Catalán de Oncología (ICO).

Bosch explica en las redes sociales que en una guardia en el hospital acudió una mujer joven con un cáncer de mama que presentaba fiebre y que explicó que se estaba tratando con una terapia alternativa.

Al preguntarle por el mal estado que presentaba el pecho, del que el médico publicó una foto que más tarde decidió retirar por su crudeza, la paciente respondió que su terapeuta le había dicho "que si sale (el tumor) hacia fuera es bueno, porque significa que se está oxigenando".

La mujer falleció pocos días después y Joaquim Bosch ha decidido explicar el caso para concienciar sobre los riesgos de este tipo de tratamientos.

PSEUDOTERAPIAS

Bosch, que se encuentra de vacaciones, utilizaba la etiqueta #StopPseudociencias en esta denuncia pública y, hoy mismo, se ha hecho eco de un tuit de la Organización Médica Colegial, en la que alerta de los peligros de abordar enfermedades en el entorno de las denominadas "pseudoterapias".

Precisamente ayer, el Consejo de Colegios de Médicos de Cataluña (CCMC) aprobó un decálogo de principios de obligado cumplimiento para los facultativos que delimita las terapias complementarias y establece que éstas nunca podrán sustituir un tratamiento médico científico.

El documento define los principios que deben seguir los médicos que indican terapias complementarias y que parten de la base de que "cualquier profesional de la medicina debe guiarse, de manera inexcusable, por criterios científicos consensuados y actualizados".

El documento recuerda que "el abordaje de cualquier enfermedad debe comprender, de manera inequívoca y fundamental, la indicación de tratamientos basados en conocimientos médicos validados" y dice que las terapias de carácter complementario, "aunque pretenden contribuir a mejorar el estado del paciente, no pueden ocupar nunca un papel principal ni exclusivo en el manejo de ninguna patología".

El decálogo complementa las normas profesionales y deontológicas ya existentes en esta materia y será de obligado cumplimiento por parte de los médicos en caso de que indiquen terapias complementarias. "El médico tiene la obligación de insistir en la necesidad de no abandonar ningún tratamiento principal y necesario. Debe velar, además, que la aplicación de terapias complementarias no interfiera con la acción de los tratamientos principales ni pueda perjudicar al paciente", añade el documento.

LOS HOMEÓPATAS AFIRMAN QUE SUS TERAPIAS NO SUSTITUYEN LOS TRATAMIENTOS ONCOLÓGICOS

La Asamblea Nacional de Homeopatía (ANH) ha lamentado hoy la muerte por cáncer de mama de una mujer en Girona que decidió tratarse con terapias alternativas y ha afirmado que la homeopatía "no sustituye a ningún tratamiento oncológico cuando éstos sean necesarios y prescritos por un médico".

En un comunicado, la Asamblea Nacional de Homeopatía se ha referido a la denuncia hecha pública por el responsable médico del Hospital Trueta de Girona, Joaquim Bosch, que ha desvelado la muerte de una enferma de cáncer tras tratarse con terapias alternativas.

Los homeópatas han pedido que no se hagan "afirmaciones categóricas", como que la homeopatía ha sido la causa de este fallecimiento, "hasta analizar los motivos concretos que llevaron a esta situación". "Siempre hemos manifestado que la homeopatía no sustituye a ningún tratamiento oncológico cuando éstos sean necesarios y prescritos por un médico", ha subrayado la ANH que asegura ser consciente de los "enormes riesgos" que entraña el abandono de terapias como la quimioterapia o la radioterapia. Por eso, continúa, "la homeopatía no se ha ofrecido nunca como terapia única o sustitutiva".

Sí que defiende, no obstante, que el uso de la homeopatía en el paciente oncológico persigue mejorar la calidad de vida y tratar, entre otros, los síntomas asociados a los efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia (como problemas digestivos, afecciones dermatológicas, sangrados, alucinaciones o dolor).

"De esta manera, integrando la homeopatía en el tratamiento como un medicamento complementario, se puede llegar a conseguir una mayor adherencia del paciente, permitiendo que éste sobrelleve mejor los ciclos y pueda concluir la terapia", asegura.

También afirma que el perfil de seguridad de los tratamientos homeopáticos los hace "perfectamente compatibles" con los empleados en pacientes oncológicos, por lo que "no presentan interacciones y facilitan el tratamiento del paciente".