Wert tiende la mano a la oposición para aprobar la ILP para la protección de los toros

Izquierda Plural, ERC y Compromís denuncian el maltrato animal y los nacionalistas centran el debate en las competencias

sociedad

| 26.09.2013 - 11:44 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha tendido la mano a la oposición para negociar la iniciativa legislativa popular, promovida por la Federación de Entidades Taurinas de Catalunya, que pretende que la fiesta de los toros sea declarada Bien de Interés Cultural (BIC).

Así lo ha señalado en el Congreso de los Diputados durante el debate de los enmiendas a la totalidad contra esta iniciativa presentadas por Izquierda Plural, CiU, ERC, UPyD y Compromís-Equo.

De este modo, esta propuesta -que llegó al Congreso el pasado año con cerca de 600.000 firmas de ciudadanos, entre ellas las de Mariano Rajoy, Mario Vargas Llosa y Joaquín Sabina--, ha dado este jueves un nuevo paso adelante. Ahora resta votar y debatir las enmiendas particulares que se presenten a este texto, para más tarde ser enviado al Senado, donde podría ser aprobada de forma definitiva si no sufre modificaciones.

SIN PROTECCION ECONOMICA"

Durante el debate, el ministro se ha ofrecido precisamente a negociar la norma durante el trámite de las enmiendas parciales, sobre todo en lo referente al encaje competencial, de modo que sea una normativa que "respete las competencias de las autonomías y clarifique y permita el desarrollo de esta actividad en unos términos que no impliquen necesariamente formas de protección económica" a cargo del Estado.

En cuanto a su postura sobre este tema, ha dicho que la tauromaquia goza de un "importante arraigo histórico y cultural" y ha añadido que la proporción de españoles que acude a espectáculos taurinos es del entorno del 10 por ciento, una cifra "muy estimable" para tratarse de una manifestación cultural.

Además, ha afirmado que es "mentira decir que la tauromaquia goza de subvenciones" del Estado y ha recalcado que ésta "no es una cuestión de izquierdas y de derechas".

De cualquier forma, ha expresado su "respeto" a todas las posiciones ante un asunto que es "objeto de un intenso debate en la sociedad" y ha pedido a los grupos una actitud constructiva, especialmente al PSOE, de tal forma que se pueda elaborar un texto con el que todos los grupos se puedan sentir cómodos.

El portavoz del PP, Juan Manuel Albendea, ha enfatizado que se debe respetar el derecho de los ciudadanos a decidir si quieren "ir o no ir a los toros", además de poner de relieve su valor artístico y su contribución a la economía española.

PSOE: ES TEMPLANZA, NO TIBIEZA

Del lado de los socialistas, el diputado José Andrés Torres Mora ha señalado que la filosofía del PSOE en este tema se resume en "no promover, no prohibir", manteniendo una posición "templada" en la que algunos han querido ver "tibieza", ha dicho.

Según ha explicado, la tauromaquia es un asunto que afecta de forma "contradictoria" a los españoles, ya que para algunos forma parte de su cultura, historia y vida, pero también es cierto que es una realidad que "hiere su conciencia moral" de otros.

Desde CiU, Montserrat Surroca ha señalado que esta norma es "una ofensiva" contra la prohibición de los toros en Cataluña, aprobada el 28 de julio de 2010 en el Parlamento catalán, y ha añadido que su formación se opone al texto por "ignorar la distribución de competencias" y tiene una "clara voluntad de imponer un único modelo" sobre los toros en todo en Estado.

Tras la intervención del ministro, Surroca le ha agradecido que dé la cara y su tono conciliador, aunque ha remarcado que será difícil llegar a un acuerdo sobre esta iniciativa por "su fondo y porque es difícil que se respeten totalmente las competencias autonómicas".

En la misma línea, Joseba Aguirretxea (PNV) ha añadido que el Congreso de los Diputados "no es el sitio para debatir" este asunto que compete a las autonomías. "Si hay toros o vacas en el País Vasco lo decidiremos los vascos", ha sentenciado.

A juicio de Laia Ortiz (ICV), esta iniciativa nace de un "patriotismo trasnochado" y ha remarcado que el maltrato animal no es aceptable en las sociedades del siglo XXI y que los animales "sufren y sufren mucho".

Alfred Bosch (Esquerra) ha apuntado que "matar no es cultura" y que los defensores de la tauromaquia "tienen la batalla perdida", mientras que Joan Baldoví (Compromís-Equo) se ha mostrado en contra de esta "matanza institucionalizada" al tiempo que Olaia Fernandez (BNG) espera que se "erradique esta barbarie".

UPYD: PATRIMONIO INMATERIAL

Por parte de UPyD, Toni Cantó, ha defendido una enmienda a la totalidad distinta a las anteriores pues lo que pide es que los diversos festejos taurinos y la tauromaquia en general estén protegidos como patrimonio cultural inmaterial español y que, por tanto, no puedan ser suprimidos por las comunidades autónomas.

Así, ha propuesto crear un catálogo que recoja el patrimonio cultural inmaterial en toda España, entre la que se recogería la fiesta de los toros, sin que el Estado conceda subvención alguna ya que en su partido que sea "la sociedad la que con su asistencia o no decida el futuro de la tauromaquia".