Venus pasará mañana por delante del Sol visto desde la Tierra

Se podrá seguir en vivo por Internet

(archivo)

sociedad

| 04.06.2012 - 11:57 h
REDACCIÓN
Más sobre: VenusSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Venus pasará por delante del Sol visto desde la Tierra el próximo 5 de junio (6 de junio para el hemisferio occidental). Este acontecimiento, conocido como 'tránsito de Venus' será el último de este siglo y sólo se podrá ver de manera completa (dura siete horas) desde Estados Unidos, Hawaii y Alaska Los tránsitos de Venus son acontecimientos muy poco frecuentes. Tienen lugar 4 tránsitos en períodos de 243 años, con un intervalo entre uno y el siguiente de 105,5 años; 8; 121,5 y 8, es decir, el último fue en 2004 y el próximo no tendrá lugar hasta diciembre de 2117.

Los tránsitos de Venus han jugado un papel importante en la historia de la astronomía. Los científicos y los exploradores, por ejemplo, planificaron grandes expediciones para observar los dos tránsitos ocurridos en el S.XVIII (en 1761 y 1769). Con esta misión se pretendía utilizar el principio de la paralaje para calcular la distancia desde la Tierra al sol.Según ha informado la NASA, se están utilizando las sondas desplegadas en el espacio para obtener medidas y conseguir la mejor visión del fenómeno. Los expertos señalan que, además de ser un hecho de gran belleza para los astrónomos, también es muy importante para el estudio de Venus.

RETRANSMISION POR INTERNET

Por otra parte, ha señalado que aquellos que no puedan viajar a Estados Unidos, Alaska o Hawaii en los días que ocurra este acontecimiento podrán verlo a través de un canal de retransmisión en vivo que facilitará la agencia espacial. "No son tan impactantes como un eclipse, pero su ni hay nubes en el espacio la gente va a estar encantada de la belleza de este hecho" ha destacado el responsable de este proyecto Dean Pensell.Del mismo modo, La Universidad de Barcelona (UB) ha desarrollado la página web Venus 2012 en donde se podrá ver la transmisión en vivo del último tránsito de Venus de este siglo. El centro ofrecerá el fenómeno desde las islas Svalbard, en el Artico, a través de la página web Serviastro (http://serviastro.am.ub.edu/ twiki / bin / view / ServiAstro / WebHome).

Se han elegido las Islas Svalbard como escenario de la retransmisión porque es uno de los lugares donde el tránsito completo será visible porque allí el Sol nunca se pone en esta época del año (el Sol de Medianoche), debido a la alta latitud de la zona (78 grados norte).

Para los que estén en una zona en la que se pueda ver, los expertos aconsejan no mirar directamente al sol. Venus cubre muy poco del disco solar como para bloquear la luz cegadora. En su lugar, aconseka que se utilice algún tipo de técnica de proyección o un filtro solar. Muchos clubes de astronomía tendrán telescopios solares para observar el evento. SEGUIDOS DESDE EL SIGLO XVIII

Los tránsitos de Venus llamaron por primera vez la atención en el siglo XVIII. En aquellos días, el tamaño del sistema solar era uno de los mayores misterios de la ciencia. La distancia relativa de los planetas era conocida, pero no sus distancias absolutas. La respuesta a la pregunta era tan misteriosa entonces como la naturaleza de la energía oscura ahora.

Venus era la clave, según el astrónomo Edmund Halley. Se dio cuenta de que observando el tránsito desde varios lugares de la Tierra debería ser posible triangular la distancia a Venus. La idea impulsó a los científicos que partieron en expediciones a todo el mundo para ver un par de tránsitos en el año 1760. El gran explorador James Cook fue enviado a observar uno de Tahití, un lugar tan ajeno a los europeos del siglo XVIII como la Luna o Marte puedan parecernos a nosotros ahora. Algunos historiadores han llamado a este esfuerzo internacional "el programa Apolo del siglo XVIII".

En retrospectiva, el experimento entró en la categoría de las cosas que suenan mejor que lo que realmente son. El mal tiempo, la óptica primitiva, la natural "confusión" de la atmósfera de Venus y otros factores impidieron a los primeros observadores la recolección de los datos que necesitaban. El momento adecuado para un tránsito tendría que esperar a la invención de la fotografía un siglo después del viaje de Cook. A finales del XIX, los astrónomos armados con cámaras finalmente midieron el tamaño del Sistema Solar como Edmund Halley había sugerido.