Vence el plazo para que los bares y restaurantes dejen de usar aceiteras rellenables

Aceiteras (Archivo)

sociedad

| 28.02.2014 - 12:28 h
REDACCIÓN
Más sobre: aceiteSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Los aceites que se pongan a disposición del consumidor en los establecimientos de hostelería y restauración y en los servicios de catering deberán presentarse desde este sábado en envases etiquetados, estar provistos de un sistema de apertura que pierda su integridad tras su primera utilización y disponer de un sistema de protección que impida su rellenado una vez agotado su contenido original.

Así lo establece un real decreto aprobado el pasado 15 de noviembre por el Gobierno y que aunque entró en vigor el 1 de enero permitía que los aceites de oliva adquiridos por el sector de la hostelería, restauración y catering antes del fin de 2013 pudieran seguir poniéndose a disposición del consumidor hasta el 28 de febrero.

Según el Gobierno, esta medida, que cuenta con el apoyo de los productores, persigue mejorar la garantía de la calidad y autenticidad de los aceites puestos a disposición del consumidor final. También tiene como objetivo mejorar la imagen del producto, en particular de las denominaciones de origen y las indicaciones geográficas protegidas y de las marcas productoras consolidadas en el mercado.

RECHAZO DE LOS HOSTELEROS

Tras la aprobación de esta prohibición, la Federación Española de Hostelería (FEHR) prevé un "encarecimiento importante" en los precios de los bares, restaurantes y cafeterías, al verse obligados a reducir el volumen de los recipientes de aceite que adquieren, que hasta ahora eran normalmente de 5 litros.

Además, la patronal rechaza que la medida vaya a mejorar la calidad del aceite, porque los hosteleros siguen comprando los envases monodosis de las mismas marcas de las que adquirían antes las garrafas.

Por último, cree que esta medida va en contra de una economía más sostenible, al generar más desechos, así como de poder reducir el desperdicio alimentario, porque habitualmente no se utiliza la totalidad del contenido de un envase monodosis.