Uno de cada dos niños fallecidos en accidente de tráfico podría haber salvado la vida

A la no utilización de la silla de retención infantil se suma el mal uso o colocar al niño en sillas inadecuadas a su talla, edad o peso

Es el primer estudio con datos forenses y jurídicos emprendido por la Fiscalía de Seguridad Vial sobre fallecidos menores de 15 años

La Fiscalía de Tráfico va a perseguir a los padres que por su negligencia agraven las lesiones o provoquen la muerte de los menores

A los padres imprudentes, en los casos más graves, se les podrá inculpar de un delito de homicidio imprudente

sociedad

| 06.06.2012 - 14:45 h

Jorge Asunción Higueras

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

La Fiscalía de Tráfico va a perseguir con más dureza a los padres responsables de las lesiones o muerte de un menor de 15 años, cuando se pruebe que esas lesiones, o esa muerte, son debidas a la irresponsabilidad, negligencia o despreocupación del conductor responsable de llevar correctamente asegurado al pequeño.

Es la primera y más directa consecuencia del estudio, aún en marcha, que está realizando el investigador Jesús Monclús a partir de datos forenses y judiciales, el primero que se realiza en España, y que ya ha dado datos tan inquietantes como que hasta la mitad de los menores fallecidos podrían haber salvado la vida. Unos, la mayoría, no iban ni siquiera atados a una silla infantil. Otros, hasta un preocupante 30% de los casos, iban amarrados, pero de una forma incorrecta, bien con holgura de las cinchas, o bien en sillas inadecuadas para su edad, talla o peso.

Un asunto que debería haber reflexionar a todos los padres y responsables del transporte de menores, pero también a las propias casas que fabrican estos dispositivos de retención infantil. Ya es hora de que haya una homologación que normalice los distintos sistemas de anclaje, los haga mucho más fáciles de colocar y de usar y facilite en definitiva el colocar correctamente y amarrar sin problemas tanto al niño a la silla, como la propia silla al coche donde se transporta al pequeño.

El estudio no sólo ha estudiado los casos de menores fallecidos dentro de un vehículo. También ha recogido los casos de menores atropellados, tanto peatones como cuando iban en bicicleta. En ese último caso la estadística no deja lugar a dudas: todos los menores fallecidos cuando iban en bici no utilizaban el caso de seguridad. Ya es hora también de que hacerlo sea obligatorio, para todos los usuarios de la bici, y no solo en carretera, también en ciudad.

La Fiscalía ya ha anunciado que investigará todos los accidentes de tráfico donde resulte lesionado o fallecido un menor de 14 años. En los casos más graves, el padre o la madre responsable podrá hacer frente a un delito por homicidio imprudente.

Más allá aún, el Fiscal de Sala Coordinador de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, ha solicitado que el transporte de todos los menores, incluidos taxis y transporte público, sea realizado con los medidas y las sillas de retención obligatorias para el resto de los conductores. Una propuesta sin duda acertada y justa. No es de recibo que aún hoy viajar con un menor en un taxi sea posible sin llevarlo amarrado en un silla.