Uno de cada cuatro alumnos sufre acoso escolar, según los expertos

La Fiscalía advierte de que los colegios son reticentes a admitir casos de acoso escolar

sociedad

| 08.09.2015 - 14:20 h
REDACCIÓN

Salen a luz los casos de acoso escolar que acaban en graves palizas o suicidios. Pero el día a día en las auslas está repleto de acosos silenciosos, Según los expertos, uno de cada cuatro alumnos entre 7 y 17 años lo sufre. Y se traduce en falta de rendimiento, ansiedad, vomitos y dolores.

Para prevenir los acosos se acaba de presentar un plan pionero en los colegios del CEU: a los alumnos se les pregunta directamente si lo sufren y se les pide que pacten los límites que no deban rebasarse en su aula; a las familias se les enseñan a identificar los síntomas. Y por último, se conciencia al personal de los centros educativo. La realidad es que los colegios son muy reacios a reconocer casos de acoso escolar.

Por otra parte, hoy la Fiscalía General del Estado advierte de que hay colegios que, aun contando con protocolos contra la violencia escolar, son "reacios" a ponerlos en marcha por su "reticencia" a admitir que dentro del centro puedan existir casos de acoso. También alerta de que la mayoría de ellos son protagonizados por menores de 14 años.

Esta es la principal conclusión que sobre violencia escolar señalan los fiscales en su memoria 2014, que recoge Europa Press, en la que indican, no obstante, que durante el año pasado hay pocas novedades sobre esta variante delictiva, en la que "usualmente" los supuestos son de carácter "leve" y se resuelven mediante soluciones extrajudiciales.

"La labor de detección y prevención por parte de los centros escolares sigue siendo fundamental, sobre todo al seguirse evidenciando que gran parte de los casos son protagonizados por menores que no han alcanzado los catorce años", señala el texto presentado este martes por la fiscal general del Estado, Consuelo Madrigal, con motivo de la apertura del año judicial.

De todos los casos registrados en 2014, la Fiscalía señala que el más grave de esta índole ocurrió un año antes, cuando una menor de 14 años se suicidó tras sufrir varios incidentes con compañeras del colegio en Gijón.