Más de 7.500 personas se tiñen de morado en la Batalla del Vino

Unos cien mil litros de vino se han usado como munición en la tradicional Batalla de Haro

La batalla del vino se celebra cada 29 de junio desde 1949

sociedad

| 29.06.2016 - 13:31 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Unos cien mil litros de vino se han utilizado hoy como munición en la insólita Batalla del Vino de Haro (La Rioja), en la que se han empleado todo tipo de "artilugios" como "armas" y con los que, durante una hora, unas 7.500 personas se han "teñido" de morado.

El Ayuntamiento de Haro ha aportado 5.000 litros para esta batalla, pero la cifra se ha "multiplicado hasta los 100.000 que han aportado las cuadrillas", que "han convertido el paraje de los riscos de Bilibio en un río de vino".

Así lo ha explicado el concejal de Cultura y Turismo de Haro, Leopoldo García, quien ha destacado que el buen tiempo ha propiciado una "bonita batalla".

La Batalla del Vino se celebra cada 29 de junio desde 1949, en la festividad de San Pedro, que en marzo de 2011 fue declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional, y ya se trabaja, de forma "minuciosa", para conseguir la declaración de carácter internacional, que se espera lograr en 2017.

En esta ocasión, al no coincidir en fin de semana, ha predominado la presencia de vecinos de Haro y de municipios limítrofes, pero también ha participado un considerable número de turistas nacionales e internacionales.

Ha precisado que, entre los "ya habituales" a la batalla ha habido un grupo de turistas australianos, que, antes de trasladarse a Pamplona para participar en los "sanfermines", recalan en Haro, donde son "ya parte de esta fiesta y se han convertido en un clásico"; al igual que varios turistas japoneses y un grupo de periodistas extranjeros.

"Y es que todo el que viene una vez a la Batalla del Vino de Haro repite" y lo hace con el mismo entusiasmo que los vecinos de esta ciudad, provistos de "armas" tan diversas como sulfatadoras, botas y porrones; además del "bricks" grandes de plástico que, en conjunto, convierten el paraje de los riscos de Bilibio en "un río de vino, que es la gracia de la batalla", ha precisado.

La Batalla del Vino conmemora una vieja costumbre, en la que se coloca el pendón de Haro para dejar claro que los riscos de Bilibio son un estratégico lugar que pertenece a los jarreros y no a la vecina ciudad de Miranda de Ebro (Burgos).

La historia cuenta que una sentencia del Reino de Castilla de 1290 señalaba que Haro tenía que reivindicar los riscos cada 29 de junio y, de no hacerlo, pasarían a posesión de Miranda de Ebro.

Los romeros que acudían a cumplir con el rito, a finales de los años cuarenta del siglo pasado, iniciaron como diversión los primeros escarceos de tirarse vino para terminar en una "batalla".