Una pareja estadounidense será juzgada por supuestos abusos a su hijo adoptivo ruso

sociedad

| 08.01.2013 - 12:14 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Un hombre y una mujer estadounidenses serán juzgados por presuntos abusos a su hijo ruso adoptado en 2006, según ha informado un tribunal del estado de Virginia, en el este del país.

Un tribunal del distrito de Manassas, en Virginia, informó este lunes de que había suficientes evidencias para juzgar a Matthew y Amy Kathleen Sweeney por haber abusado de su hijo de nueve años, Daniil Kruchin, según ha informado este martes la agencia de noticias rusa RIA Novosti.

El verano pasado, Kruchin se escapó de casa para pedirle ayuda a un vecino, quien avisó a la Policía. Cuando las autoridades se personaron en el lugar de los hechos, pudieron comprobar que Kruchin, a quien sus padres cambiaron el nombre por el de Daniel Alexander tras la adopción, tenía señales de haber sufrido maltrato. Desde entonces, los servicios sociales se han hecho cargo del niño.

A pesar de que el matrimonio Sweeney fue detenido en julio de 2012, fueron puestos en libertad después de pagar 20.000 dólares (15.000 euros) de fianza cada uno.

Esta noticia surge, una vez que la controvertida ley que prohíbe a familias norteamericanas adoptar a niños y niñas rusos entrase en vigor el 1de enero.

La llamada 'ley Dima Yakovlev' --denominada así en homenaje a un niño ruso que murió en Estados Unidos poco después de ser adoptado a causa de una negligencia de su padre adoptivo-- ha sido criticada por considerarse una represalia por la llamada 'Ley Magnitski', --una ley

que prohíbe la entrada en Estados Unidos a los rusos acusados de violaciones de Derechos Humanos--.

Las autoridades rusas, sin embargo, han denunciado los abusos y el comportamiento negligente de las familias americanas, que adoptaron niños rusos, incluidos los casos de Yakovlev y Artyom Savelyev, a quien su madre adoptiva envió a Rusia de vuelta en avión en 2010.

Cerca de 60.000 niños y niñas rusos han sido adoptados por familias norteamericanas en las últimas dos décadas, de los cuales, al menos 19 han muerto a manos de sus padres, según la agencia rusa.