Una madre se querella contra la sanidad valenciana por recomendarle el aborto

Acabó acudiendo al hospital de Vall d'Hebron de Barcelona, donde le aseguraron que el bebé estaba bien

sociedad

| 27.12.2013 - 15:14 h
REDACCIÓN

Una mujer se ha querellado contra la Agència Valenciana de Salut por un delito de "lesiones y coacciones" por proponerle abortar al detectar un problema cromosómico grave del feto, que finalmente estaba sano y actualmente el bebé tiene un año y medio, ya que ella optó por seguir adelante con el embarazo.

La mujer, cuyas iniciales son S.B., ha explicado hoy en una rueda de prensa su caso, que comenzó cuando, embarazada de 20 semanas, una tocóloga del hospital de Castellón le dijo que probablemente el feto tenía graves problemas incompatibles con la vida, puesto que le habían detectado material genético de más.

La tocóloga alegó, según la querella presentada en un juzgado de instrucción de Valencia, que se lo había comentado la genetista del Hospital de La Fe de Valencia y en "todo momento" le recomendaron abortar.

La tocóloga, prosigue la querella, se negó a derivarla a ningún genetista como la mujer había solicitado y le aseguró que no le iban a informar de nada más.

Tras la insistencia de la mujer, la tocóloga llamó por teléfono delante de ella a la genetista, quien dijo que no "quería atender a la mujer" y que no tenía "nada más que comentar", según consta en el escrito.

UN CALVARIO

La mujer optó por irse al hospital público de Vall d'Hebron de Barcelona, donde le realizaron las pruebas pertinentes y le aseguraron que el bebé estaba bien.

Según la querella, a la mujer "en todo momento" desde la Agència Valenciana de Salut "solo" se le ofreció la alternativa de abortar "coaccionándola por la inviabilidad del feto" y "presionándola y provocándola" una situación de estrés físico y mental que "necesita tratamiento psiquiátrico, psicológico y medicación".

La mujer también se ha querellado contra las dos facultativas. S.B. ha insistido en que "el calvario" le causó "mucho sufrimiento" y ha querido contar su historia para ayudar "a muchas mujeres" que, a su juicio, han sido "coaccionadas" para interrumpir el embarazo.

La Asociación Española de Abogados es la que se encarga de la defensa de la mujer porque, según su presidenta, Polonia Castellanos, "no se debería proteger el derecho al aborto sino a la maternidad".