Una fuente cósmica de rayos X alumbra un parto estelar

Observatorio de rayos X de Chandra de la NASA y el Submillimeter Array (SMA)

sociedad

| 31.12.2016 - 20:00 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Una instantánea del ciclo de vida estelar ha sido capturada por el Observatorio de rayos X de Chandra de la NASA y el Submillimeter Array (SMA) de la insitutución Smithsonian.

Una nube que está dando a luz estrellas ha sido observada mediante el reflejo de rayos X de Cygnus X-3, una fuente de rayos X producida por un sistema donde una estrella masiva es devorada lentamente por su agujero negro compañero o estrella de neutrones. Este descubrimiento proporciona una nueva forma de estudiar cómo se forman las estrellas.

En 2003, los astrónomos utilizaron la visión de rayos X de alta resolución de Chandra para encontrar una misteriosa fuente de emisión de rayos X situada muy cerca de Cygnus X-3. La separación de estas dos fuentes en el cielo es equivalente a la anchura de una pequeña moneda a una distancia de 270 metros de distancia. En 2013, los astrónomos informaron que la nueva fuente es una nube de gas y polvo.

En términos astronómicos, esta nube es bastante pequeña: aproximadamente 0,7 años luz de diámetro. Los astrónomos se dieron cuenta de que esta nube actuaba como un espejo, reflejando algunos de los rayos X generados por Cygnus X-3 hacia la Tierra.

"Apodamos a este objeto el 'Pequeño Amigo' porque es una débil fuente de rayos X junto a una fuente muy brillante que mostró variaciones de rayos X similares", dijo Michael McCollough, del Centro Harvard-Smithsoniano de Astrofísica (CfA) en Cambridge, Massachusetts, quien dirigió el estudio más reciente de este sistema.

Las observaciones de Chandra reportadas en 2013 sugirieron que el Pequeño Amigo tenía una masa entre dos y 24 veces la del Sol. Esto sugirió que la nube era un "glóbulo Bok", una pequeña nube densa donde pueden nacer estrellas. Sin embargo, se necesitaban más pruebas.

Para determinar la naturaleza del Pequeño Amigo, los astrónomos usaron el SMA, una serie de ocho antenas parabólicas de radio sobre Mauna Kea en Hawai. SMA encontró moléculas de monóxido de carbono, una pista importante de que el Pequeño Amigo es de hecho un glóbulo Bok. Además, los datos de SMA revelan la presencia de un chorro o salida en su interior, una indicación de que una estrella ha comenzado a formarse dentro.

A una distancia estimada de casi 20.000 años luz de la Tierra, Pequeño Amigo es también el glóbulo Bok más distante nunca visto.

Las propiedades de Cygnus X-3 y su proximidad con Pequeño Amigo también dan la oportunidad de hacer una medición de distancia precisa, algo que a menudo es muy difícil en astronomía. Desde principios de los años 70, los astrónomos han observado una variación regular de 4,8 horas en los rayos X de Cygnus X-3. Pequeño Amigo, actuando como un espejo de rayos X, muestra la misma variación, pero ligeramente retrasado porque el camino que toman los rayos X reflejados es más largo que una línea recta desde Cygnus X-3 a la Tierra.

Al medir el tiempo de retardo en la variación periódica entre Cygnus X-3 y Pequeño Amigo, los astrónomos pudieron calcular la distancia desde la Tierra a Cygnus X-3 en aproximadamente 24.000 años luz.