Un transporte más barato incrementaría los viajes un 1,5% adicional

Incidirá también en los ingresos por turismo, al contar los viajeros con más dinero para gastar

Ryanair (Archivo)

sociedad

| 31.01.2015 - 19:38 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El abaratamiento del transporte aéreo que se espera gracias a la caída del precio del petróleo impulsaría los viajes y podría suponer un crecimiento adicional del 1,5% en el número de turistas en el mundo, según el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC).

Los billetes aéreos más baratos no sólo incidirían en el volumen de turistas, sino también en los ingresos por turismo, al contar los viajeros con más dinero para gastar en destino, señaló el presidente de WTTC, David Scowsill, en una entrevista con Efe, con motivo de Fitur. Es "muy importante", porque el objetivo de cualquier país, y de España en particular, es incrementar el gasto que realizan los turistas que les visitan.

Cuando el crudo se situaba en máximos, las aerolíneas aplicaron unos recargos adicionales al resto de tasas aéreas, y que ahora deberían desaparecer, si el precio se mantiene entre 50 y 75 dólares el barril, explicó.

No obstante, muchas aerolíneas como por ejemplo easyJet y Ryanair tienen coberturas a futuro de su combustible hasta 2016, por lo que no podrán aprovechar la caída del precio del crudo hasta entonces, matizó.

El secretario general la Organización Mundial del Turismo (OMT), Taleb Rifai, está convencido de que el efecto de la caída del coste del petróleo se trasladará finalmente a los precios del transporte.

Si no ocurre inmediatamente, porque no es algo automático, será en unos meses, pero "no hay duda de que finalmente se deberá repercutir al consumidor final", aseguró en una entrevista con EFE.

Rifai subrayó que el descenso del precio del petróleo ha tenido también su lado negativo, al afectar a algunos mercados exportadores como Rusia, que a su vez es un gran emisor emergente del turismo. Los viajes de ciudadanos rusos descendieron un 6% durante 2014.

Pese a ello, Scowsill considera que los rusos seguirán viajando y lo harán a aquellos destinos donde no necesitan visados. Su eliminación entre Rusia y Turquía ha aumentado un 50% la llegada de visitantes rusos en 2014. Por tanto, viajarán a países donde encuentren más facilidades, como China, Tailandia o los países del Golfo, apuntó.

Para WTTC, China es un mercado emisor aún más interesante porque en cuatro años ha duplicado los viajes al extranjero, al pasar de 58 millones en 2010 a 109 millones en 2014.

Los viajes de los ciudadanos chinos a España irán creciendo más rápido si se simplifica el proceso de obtención del visado y aumenta el número de conexiones directas entre China y Madrid y Barcelona, porque es importante que esos turistas, que visitan varios lugares durante su estancia en Europa, empiecen o finalicen su viaje en España, agregó.

Sin embargo, Rifai no cree que España tenga un reto especial en esta cuestión, y, sí en la diversificación de su oferta turística, aunque reconoció que la política turística española es correcta y adecuada y ya está dando frutos.

Scoswill añade la mejora de las infraestructuras, en el sentido de que haya una conexión entre los aeropuertos y el tren de alta velocidad. Ambos organismos coinciden en que la llegada de turistas a España seguirá incrementándose y, según Scoswill es posible alcanzar la cifra de 75 millones en 2020, tal y como augura el Gobierno.

Para Rifai, España ha sido un destino claramente ganador en 2014 (65 millones de turistas), éxito logrado por méritos propios y no por factores externos como tensiones políticas en Túnez y Egipto.

Además de retos como precisamente las tensiones políticas en distintas partes del mundo, los precios del crudo o incidencias sanitarias, este año se celebra en París la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático (COP21) y todos los sectores serán analizados, y "tendremos que diseñar los planes para los próximos 30 años", detalló.

La OMT trabajará, asimismo, en temas como estacionalidad y accesibilidad. Hay un gran mercado de personas -1.000 millones, un 15% de la población- que no puede viajar por distintas discapacidades y "nos gustaría atraer la atención del mundo hacia esta demanda". La tercera área de prioridad es el turismo cultural, sobre el que habrá una importante reunión en Camboya, concluyó.