Un testigo contradice la coartada del Cuco, basada en testimonio de su madre

sociedad

| 16.01.2017 - 16:23 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El dueño de un bar de Sevilla ha asegurado ante el juez que el Cuco estuvo en su establecimiento la noche del asesinato de Marta del Castillo, lo que contradice la coartada del entonces menor de edad y de su madre, que testificó que su hijo estaba en la cama a la una y media de la madrugada.

Así lo ha asegurado a los periodistas el abuelo de Marta del Castillo, José Antonio Casanueva, quien hoy ha acudido a los juzgados de Sevilla con motivo de la comparecencia ante el juez del dueño del bar, cuya identidad no ha trascendido, y del presunto infiltrado en la familia del Cuco, quien ha aportado al caso 600 horas de grabaciones de conversaciones de los implicados.

Según Casanueva, la declaración de ambos ha sido "intensa" y ha durado una hora y media, lo que ha interpretado como que el juez de instrucción 2 de Sevilla, Carlos Mahón, está interesado en esclarecer esta causa, abierta para determinar si el Cuco, uno de los acusados del asesinato de la joven y entonces menor de edad, y sus padres mintieron en sus declaraciones durante el juicio.

Casanueva ha vuelto a asegurar que la madre del Cuco, Rosalía García, está "muy involucrada en la desaparición de Marta" y que "prestó su coche" para que hicieran desaparecer el cadáver, y ha calificado de "mentira" la afirmación de los padres del Cuco de que la noche del crimen estuvieron con él en casa. También ha acusado a la madre del Cuco de saber dónde está el cuerpo de Marta, porque si afirmó que no lo van a encontrar, "es que lo sabe".

El juicio por el asesinato de la joven de 17 años Marta del Castillo se celebró en 2012 y la citación de hoy se ha producido por la contradicción entre las declaraciones de los tres familiares durante ese juicio y las conversaciones grabadas por el supuesto infiltrado respecto a la presencia de Francisco Javier García Marín, el Cuco, en su domicilio la noche y madrugada del crimen.

En las grabaciones del supuesto infiltrado varios testigos dicen que el Cuco estaba a las cinco de la madrugada de ese día en un bar, cuyo dueño es el que ha prestado declaración esta mañana. La familia de Marta otorga credibilidad a esas declaraciones, si bien la policía considera al supuesto infiltrado un "delincuente" y ha calificado de "paparruchas" sus testimonios.

El Cuco fue sentenciado a dos años y once meses de reclusión en un centro de menores por un delito de encubrimiento tras ser absuelto de los delitos de violación y asesinato, mientras que Miguel Carcaño fue condenado a 21 años de cárcel por asesinato.

El pasado 14 de junio, los padres de Marta del Castillo ratificaron en el juzgado la acusación por falso testimonio contra los padres del Cuco, que entonces era menor y que habría sido encubierto por sus padres, según la denuncia de los padres de Marta.