Un nuevo TAC infantil reduce la raciación en un 80 por ciento

Lo usa el Servicio de Radiología del Hospital Vall d'Hebron para mejorar la experiencia del niño en pruebas diagnósticas

La máquina de TAC, convertida en una nave espacial, mantiene la calidad de imagen con menos radiación

sociedad

| 05.10.2016 - 18:37 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Servicio de Radiología del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona presenta un nuevo TAC infantil de última generación. A los especialistas les va a suponer un gran adelanto para afinar su diagnóstico pero la gran ventaja es para el paciente porque manteniendo la misma calidad de la imagen reduce la radiación hasta un 80% .

El TAC y las salas del Servicio de Radiología han sido decorados con vinilos ambientados en el espacio, en el marco del proyecto Imatgina, un concepto avanzado de humanización en radiología pediátrica para mejorar la experiencia del niño ante las pruebas diagnósticas. El Dr. Manel Escobar, Jefe de Servicio de Radiología Pediátrica del Hospital Vall d’Hebron, ha explicado que “las indicaciones para realizar un TAC en niños son muy estrictas porque tienen más años por delante para acumular radiación y, por lo tanto, más riesgo de sufrir cáncer”. Sin embargo, con el nuevo dispositivo, el facultativo asegura que “podremos reducir considerablemente las dosis de radiación, aportando mayor seguridad a los pacientes pediátricos”.

COMO UNA NAVE ESPACIAL

Con esta iniciativa se pretende mejorar la experiencia de los niños y niñas que acuden a hacerse pruebas radiológicas, en un entorno amable que aleja la incertidumbre y el miedo que habitualmente van asociados a este tipo de intervenciones, no sólo para los pequeños pacientes sino también para sus padres y cuidadores. “Imatgina” se basa en tres pilares clave: educación, “gamificación” y ambientación, establecidos tras consultar las opiniones tanto de las familias como de los profesionales médicos del centro. Las áreas de intervención son las zonas de radiología y ecografía pediátrica, incluyendo los pasillos de acceso a las distintas zonas de consulta y la máquina de TAC, ahora convertida en una nave espacial.

Este proyecto es resultado de la colaboración entre la Fundación Philips, la Fundación CurArte y el Servicio de Radiología del Hospital y es el primer proyecto de humanización en incorporar de manera integrada tres elementos: ambientación, educación y “gamificación”.

ELIMINAR LA ANSIEDAD

Las pruebas de diagnóstico son una fuente de ansiedad y miedo para los pacientes pediátricos, sus padres y cuidadores. A la ya compleja situación que implica un problema de salud y la incertidumbre ligada a su diagnóstico, existe en general un elevado desconocimiento de las pruebas y de la tecnología usada, que puede resultar imponente para un niño. Por ello, se pusieron en marcha entrevistas personalizadas a niños y padres, así como focus groups con profesionales. Así, el proyecto ahondó en las circunstancias que rodean este tipo de pruebas. Se constató que la falta de información y de entornos amigables y lúdicos son elementos que convierten estas experiencias en negativas.

AVENTURA ESPACIAL

ScanKids incluye las cinco pruebas de diagnóstico por imagen más habituales para los niños en un hospital: Rayos X, TAC, Resonancia Magnética, Ecografía y Telemando. Los pequeños, guiados por sus padres, cuidadores o profesionales sanitarios, deben elegir la prueba y la zona anatómica que se va a analizar. A partir de ese momento, un personaje, niño o niña, les acompaña en todos los pasos a seguir. Al finalizar la explicación de las pruebas, hay dos juegos relacionados con la anatomía que permiten entretenerse y aprender.

Por último, también es clave la ambientación de la sala de espera y la propia sala de TAC, primera en contar con este concepto de forma integral, basada en los personajes de la aplicación y usando elementos gráficos y juegos de luz de color. La temática elegida para abstraer a los niños de las paredes blancas y luces frías típicas de un hospital ha sido el espacio. Se han creado ilustraciones que les transportan a una aventura galáctica en la que ellos, junto con los personajes del videojuego, se convierten en astronautas a la conquista de su bienestar. El TAC se convierte en sí mismo en una nave espacial que, combinado con la iluminación inteligente de la sala, hace de la experiencia del niño algo mágico y espectacular.