Un español descubre una pastilla para erradicar el 'pian' que afecta a miles de niños

Es un antibiótico conocido y que ya existe que puede curar y evitar la transmisión

Una enfermedad tropical desatendida y crónica en países pobres

Pian (Archivo)

sociedad

| 20.02.2015 - 10:50 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La administración de una sola pastilla de un antibiótico barato, la azitromicina, basta para curar y evitar la transmisión del pian, una enfermedad tropical desatendida y crónica en países pobres que afecta a miles de niños, lo que vislumbra la erradicación de esta enfermedad en cinco años.

Según una investigación del Instituto de Salud Global (ISGlobal) de Barcelona, que mañana publica la revista The New England Journal of Medicine, la estrategia emprendida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para erradicar el pian en 2020 es factible.

El estudio liderado por investigadores de ISGlobal -un centro de investigación en salud integrado por el Hospital Clínic y la Universidad de Barcelona- confirma que una sola ronda de tratamiento masivo con una dosis oral de azitromicina a toda la población reduce la transmisión y prevalencia de la enfermedad.

Según han explicado fuentes del ISGlobal, demostrar esta eficacia empíricamente era uno de los requisitos exigidos por la OMS para seguir con la campaña de erradicación del pian, una enfermedad tropical desatendida crónica, que afecta principalmente a la piel y los huesos de los niños y que, a largo plazo, puede producir deformaciones óseas severas.

La infección es muy contagiosa y prevalece en 13 países con niveles muy altos de pobreza y falta de medidas sanitarias e higiénicas. Desde abril de 2013 hasta mayo de 2014, los investigadores llevaron a cabo una campaña de tratamiento masivo que abarcó las 28 aldeas que existen en la isla de Lihir (Papúa Nueva Guinea), donde la infección por pian era muy elevada.

Todas las personas mayores de dos meses fueron tratadas con una dosis única de azitromicina oral, alcanzando una cobertura del 84% de la población total, estimada en 16.092 personas.

Tras la campaña inicial de tratamiento masivo, los investigadores regresaron a las aldeas cada seis meses para realizar un seguimiento de casos de pian activo a través del examen clínico de la piel de todos los residentes en el momento de la campaña. Al final del estudio, observaron que la prevalencia de la enfermedad cayó del 2,4% antes del tratamiento, al 0,3% a los doce meses.

Los investigadores también vieron que el porcentaje de participantes con infección latente (portadores de la enfermedad) disminuyó del 18,3% al 6,5%.

"Este estudio es la muestra empírica de que solo es necesaria una ronda de administración masiva de una dosis oral de azitromicina para reducir drásticamente la prevalencia y transmisión de la enfermedad en toda la población", ha afirmado Oriol Mitjà, autor principal del estudio e investigador de ISGlobal.

"Aunque será necesario mantener la vigilancia y los esfuerzos de tratamiento para alcanzar niveles de cero casos, los datos que hemos obtenido confirman el potencial de la estrategia de la OMS -conocida como la estrategia Morges- para erradicar la enfermedad", ha añadido Mitjà. La azitromicina es un antibiótico eficaz, fácil de administrar y barato.

En 2012, el equipo de ISGlobal formado por Oriol Mitjà y Quique Bassat demostró, por primera vez, que una sola pastilla de este antibiótico basta para curar a una persona con pian. Este descubrimiento abrió las puertas a que la OMS volviera a considerar su erradicación para 2020, tras el fracaso del primer intento realizado en los años 50 y 60.

Ahora, el actual estudio confirma que la "estrategia Morges" planteada por la OMS para lograrlo, basada en la administración masiva del antibiótico, es eficaz, por lo que la erradicación de la enfermedad en todo el mundo es posible en el plazo de cinco años.