Un cepillo demasiado duro puede dañar el esmalte tanto como el café

Otros alimentos, como las patatas fritas, los cítricos y los alimentos pegajosos, son igualmente perjudiciales

Cepillo de dientes (thegreenj/wikimedia commons)

sociedad

| 21.01.2015 - 13:09 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Un cepillo demasiado duro puede dañar los dientes tanto como el café o el tabaco, según informó hoy Vitaldent. Esto se debe, según los expertos de la compañía, a que un cepillado con cerdas demasiado duras desgasta el esmalte, que tiene una tonalidad blanca, haciéndolo más fino y provocando que se vea la dentina, que está debajo y cuya tonalidad es más amarilla.

Además, puede dañar las encías, provocando su retracción y quedando expuesta la raíz de la pieza dental, lo que puede generar otros problemas. Por este motivo, los expertos de Vitaldent recomiendan el uso de un cepillo de consistencia suave o media.

Por otra parte, Vitaldent explica que también hay ciertos alimentos que pueden dañar seriamente el esmalte, como los caramelos duros, los cítricos, que al ser ácidos pueden erosionar el esmalte y hacer que la boca sea más propensa a padecer caries a lo largo del tiempo, los alimentos pegajosos o ciertos alimentos crujientes como las patatas fritas, ya que el almidón con el que están hechas tiende a quedarse atrapado en los dientes, por lo que cuando se consuman es recomendable cepillarse los dientes inmediatamente.

Asimismo, los expertos alertan del peligro de la práctica de masticar hielo, ya que puede sensibilizar los dientes además de dañar el esmalte, y recuerdan que el café y el té se deben tomar con moderación, porque hacerlo en exceso puede provocar sequedad bucal, además de antiestéticas manchas dentales.

El director médico de Vitaldent, Gustavo Camañas, explicó que "no se trata de dejar de comer estos alimentos, sino de lavarse los dientes inmediatamente después de su ingesta". Sin embargo, aclaró que en el caso de los cítricos, que también pueden dañar los dientes, se debe esperar una media hora antes de efectuar el cepillado para no perjudicarlos aún más.

Camañas informó de que los refrescos carbonatados también desgastan el esmalte de los dientes, tanto los convencionales como los light , debido a su elevada concentración de fosfatos y fluoruros. Sin embargo, recordó que también existe una serie de alimentos que ayudan a proteger las piezas dentales, siempre y cuando se tenga una buena higiene bucodental.

"Por ejemplo, el chocolate negro es bueno para el esmalte, a diferencia de muchos dulces y en contra de lo que se suele pensar, ya que contiene una sustancia llamada teobromina, que lo fortalece", aseguró. "Además, actúa como agente antibacteriano, ya que evita que las bacterias produzcan el ácido que ataca a los dientes".

Igualmente, explicó que beber mucha agua y té verde sin azúcar, que es rico en flúor y compuestos antioxidantes, también ayuda a combatir la caries. Asimismo, informó de que el queso curado ayuda a contrarrestar la acción de los ácidos producidos por los alimentos ricos en carbohidratos y aumentan el flujo de saliva, lo que favorece la limpieza natural de los dientes y los protege contra la desmineralización.