Twitter censurará los contenidos ofensivos según las normas de cada país

(archivo)

sociedad

| 27.01.2012 - 09:05 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El sitio de mensajería corta Twitter anunció el jueves que comenzará a restringir contenidos en algunos países, estableciendo un cambio de una política que ayudó a impulsar recientes protestas en varias naciones.

"A medida que continuamos creciendo internacionalmente, ingresaremos en países que tienen diferentes ideas sobre la libertad de expresión", escribió la compañía en un mensaje en un blog el jueves.

Dijo que incluso con la posibilidad de esas limitaciones, Twitter no podría existir en algunos países. "Algunos difieren tanto de nuestras ideas que no podremos existir allí", explicó.

Como un ejemplo de las restricciones, Twitter dijo que podría cooperar con "ciertos tipos de contenidos, como en Francia o Alemania, que prohíben los contenidos nazis".

Un portavoz de Twitter se negó a dar más detalles sobre el texto publicado.

"Desde hoy, nos reservamos el derecho de negar contenido a usuarios en un país específico pero que estará disponible en el resto del mundo", dijo el blog de Twitter.

La decisión de comenzar a censurar contenidos representa un gran cambio de su política de apenas un año atrás, cuando manifestantes contra los gobiernos de Túnez, Egipto y otros países árabes coordinaron protestas valiéndose de la red social.

En ese entonces, el sitio había señalado que no pretendía eliminar ningún mensaje de sus usuarios por su contenido.

El jueves, Twitter dijo que para darle transparencia a su decisión había construido un mecanismo para informar a los usuarios en caso de que su mensaje sea bloqueado.

INTERNET CRITICA LA CENSURA DE TWITTER

La decisión de Twitter de tener la potestad de censurar contenidos en ciertos países ha recibido numerosas críticas tanto en la red como fuera de ella, lo que ha llevado a sus responsables a desmarcarse del término "censura" y reivindicar su compromiso con la libertad de expresión.

A estas alturas, la decisión ha provocado multitud de reacciones en el seno de la red social donde etiquetas como "#censúrameesta, Twitter" o "#CensuraTwitter" se colaban entre los temas más comentados del día.

La sospecha de que la compañía, hasta ahora acérrima defensora de la libertad de expresión en internet, se ha plegado a los deseos censores de ciertos gobiernos con el objetivo de no frenar su expansión internacional inundaba tuiteos y artículos de medios especializados en tecnología.

"Desafortunadamente, es un paso lógico para una plataforma que desea ser aceptada en todo el planeta. Algunas compañías se ven obligadas a hacer serias concesiones en su forma de hacer negocios para satisfacer los caprichos de magnates de negocios, policía secreta y líderes religiosos. Twitter acaba de hacer una de estas concesiones", sostenía la revista "TechCrunch".

En parte, Twitter les daba la razón en su comunicado: "A medida que nos expandimos internacionalmente, tendremos presencia en países que tienen distintas concepciones sobre los contornos de la libertad de expresión".

La organización Reporteros sin Fronteras (RSF) ha solicitado a la red de "microblogging" que rectifique su decisión por considerarla "nociva" para la libertad de expresión, ya que priva a los ciberdisidentes de una herramienta "crucial".

Desde el colectivo de "hacktivistas" Anonymous se instaba a los tuiteros a que no accedan a la red social mañana sábado como forma de protesta por esta nueva política.

Para algunos usuarios, esta decisión supone una "traición" por parte de una compañía que ha sido crucial en el éxito de las revueltas de la primavera árabe y en lograr "que los tiranos se murieran de miedo" en 2011, como sostenía el tuitero @iyd--elbaghdadi.

Y es que hace tan sólo un año, y en el mismo blog en el que hoy ha anunciado los cambios en su política, la compañía aseguraba que su objetivo era conectar a las personas en torno a lo que consideran importante, algo para lo que la libertad de expresión es "esencial".

Ahora las cosas han cambiado y los tuiteros más incrédulos, como @adelgado, opinan que a Twitter "le importan tres pimientos las revueltas árabes", a la vez que muchos se preguntan si con esta nueva política sería posible que los ciudadanos de países oprimidos utilizaran la red de "microblogging" para organizar protestas.

Richard Walters, del "Financial Times", da con la clave: "Será la voluntad de Twitter de luchar por sus usuarios, y no ceder cada vez que se tope con resistencia local, lo que determinará si sigue siendo uno de los medios de comunicación más abiertos del mundo".