Tres muertos en un tiroteo en un centro comercial de Nueva Jersey

El atacante era un hombre de 23 años y las dos víctimas una mujer de 18 y otro hombre de 24

El agresor se quitó la vida tras abrir fuego

(Archivo)

sociedad

| 31.08.2012 - 13:38 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Las autoridades confirmaron hoy que tres personas murieron hoy en un tiroteo ocurrido de madrugada en un supermercado de una pequeña localidad del estado de Nueva Jersey, uno de ellos el atacante, quien se quitó la vida tras abrir fuego.

Así lo anunció en rueda de prensa el fiscal del condado de Middlesex, Bruce Kaplan, quien precisó que los tres fallecidos eran empleados del turno de noche de un supermercado de Old Bridge, unos 40 kilómetros al sur de Nueva York.

El atacante era un hombre de 23 años y las dos víctimas una mujer de 18 y otro hombre de 24, todos ellos residentes en Old Bridge, según el fiscal Kaplan, quien declinó revelar las identidades de los fallecidos.

Las autoridades creen que el agresor era Terence Tyler, de 23 años, un antiguo marine del Ejército estadounidense que llevaba unas dos semanas trabajando en el supermercado, según el canal de televisión ABC.

En cuanto a las otras dos víctimas, diferentes medios locales aseguran que se trata de Cristina LoBrutto, de 18 años, y Bryan Breen, de 24, mientras que el resto de las personas que se encontraban en el interior del supermercado resultaron ilesos.

Las autoridades detallaron que el atacante se quitó la vida de un disparo antes de que los agentes llegaran al lugar de los hechos, alertados tras recibir una llamada al teléfono de emergencia 9-1-1 pasadas las 04:00 horas (08:00 GMT).

Kaplan dijo que la investigación "continúa abierta" y respondió que de momento se desconocen los motivos que llevaron al atacante a disparar hasta en 16 ocasiones contra sus compañeros de trabajo en el interior del supermercado, donde había "entre 12 y 14 personas".

Los agentes encontraron los tres cadáveres y dos armas de fuego, un fusil AK-47 con el que se presume que hizo los disparos, y una pistola, así como munición, según detalló el fiscal, quien precisó que los policías no tuvieron que disparar.

"Esta es la peor llamada que un alcalde puede recibir. Te puedes preparar para estas cosas pero no puedes prevenirlas", afirmó tras el tiroteo el alcalde de la localidad, Owen Henry, al periódico local Star Ledger.

El tiroteo se produce una semana después del ocurrido ante el emblemático Empire State Building de Nueva York, donde un hombre mató a un excompañero de trabajo antes de ser abatido por la policía en un cruce de fuego que dejó nueve heridos.