Todos tenemos derecho al olvido en internet

Hoy se celebra el Día Internacional de la Internet Segura

Desde 100 euros nos borran de la web

El problema para salir son las redes sociales y buscadores con sede en otros países

sociedad

| 07.02.2012 - 12:27 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Este 7 de febrero se celebra el Día Internacional de la Internet Segura. El objetivo es promover en todo el mundo un uso responsable y seguro de las nuevas tecnologías, especialmente entre menores y jóvenes. La cita está promovida por la Comisión Europea y en nuestro país por el Centro de Seguridad en Internet. El día Internacional de la Internet Segura se celebra en más de 70 países de todo el mundo.

Todos los usuarios de foros o redes sociales tienen derecho al olvido. Es el derecho de cancelación. En ocasiones una información publicada en internet como una multa, una sanción o una sentencia puede dañar la reputación de un individuo. También se puede dar el caso de que alguien esté suplantando nuestra identidad, cuelgue contenidos ofensivos para nosotros u otras personas. Si lo desean tienen derecho a que esos datos desaparezcan del buscador. Pero recuperar el anonimato no es nada fácil. Es una tarea larga en la que intervienen hasta empresas especializadas que desde los 100 euros nos pueden sacar de la web. El proceso puede complicarse porque la mayor parte de los proveedores de servicios están regulados por las leyes de otros países, asegura Alonso Hurtado, abogado de ePrivacidad.es.

Desde la Asociación de Internautas se aconseja no subir a la red nada que no queramos que se sepa. La Unión Europea tiene previsto aprobar un reglamento con el objetivo de defender y fortalecer el derecho al olvido que también poseen las personas fallecidas. Para ello es necesario certificar el fallecimiento del usuario. A veces, es el propio difunto o la familia la que no quiere dar de baja ese perfil en una red social o un foro. Una tendencia cada vez más de moda en los Estados Unidos.