"Tenemos a tu hijo", un falso secuestro que oculta una estafa peligrosa

La Policía alerta sobre una estafa teléfonica que utiliza el falso secuestro de menores

Ocurre desde hace 15 días y se han recibido más de una decena denuncias

Piden entre 350 y hasta 5.000 euros aunque no dudan en aceptar cantidades menores

Alertan: cualquiera que reciba esta llamada "desconfíe" e inmediatamente después llame al 091

sociedad

| 23.02.2015 - 13:49 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Policía alerta sobre una nueva y peligrosa estafa que utiliza el falso secuestro de menores para lograr dinero rápido. Ocurre desde hace quince días y los agentes han recibido ya más de una decena denuncias sobre estas llamadas que atemorizan a los padres nada más decir "tenemos a tu hijo".

Un engaño al que los investigadores del grupo de Secuestros y Extorsiones de la Policía siguen la pista tras una primera denuncia hace unas semanas que, aunque parecía anecdótica, no ha sido la única. "Recibimos una o dos llamadas al día sobre este tema desde hace unas semanas", dice a Efe el inspector jefe Alberto Carba, que explica cómo se produce esta estafa escondida en un supuesto secuestro.

La víctima recibe una llamada en su móvil de un teléfono desconocido. A partir de ahí, la clave del "negocio" para estos delincuentes es que el padre o la madre entre en "modo pánico" tras decirle que tiene a su hijo retenido y que le va a hacer daño si no acude a un locutorio o hace una transferencia y paga cuanto antes. Piden entre 350 y hasta 5.000 euros aunque no dudan en aceptar cantidades mucho más pequeñas.

Carba detalla que para que ese miedo se mantenga los secuestradores utilizan distintas artimañas. Lo fundamental es que el progenitor no cuelgue el móvil para tener controladas sus acciones mientras mantiene en vilo a la víctima con el audio grabado de una voz infantil llorando o diciendo "papá, me van a hacer daño".

Y para hacer más creíble que se trata de un secuestro real, emplean toda la información disponible que una persona cuelga de su vida privada en las redes sociales. El nombre del menor, su descripción, incluso a qué colegio va o dónde veranea la familia. Todo con un único objetivo: convencer a la víctima que esas personas tienen a su hijo y que le pueden hacer daño de verdad si no abona el rescate rápidamente.

"Se trata de la forma más básica de sacar dinero con la palabra secuestro", advierte el inspector jefe, que asegura que esta práctica delictiva ha estado a la orden del día en otros países como México hasta el punto de que los estafadores han dejado de usarla porque nadie se creía ya que era real.

Aquí en España, donde los secuestros son "muy muy anecdóticos", sostiene Carba, la Policía no ha dudado en lanzar esta alerta para que cualquiera que reciba esta llamada "desconfíe" e inmediatamente después llame al 091. Lo hizo un matrimonio en Galicia que recibió esta llamada hace unos días. Mientras la mujer tenía al teléfono al estafador, su marido llamó a la Policía que llegó a hablar con el falso secuestrador y desactivó su estrategia.

En otra ocasión, relata el inspector, los agentes llegaron a tiempo de que los padres no pagaran el supuesto rescate al localizar al niño. Carba entiende que la gente puede bloquearse y ni siquiera pensar que puede ser un fraude o que el niño está en el colegio, por eso es importante lanzar este aviso y aconsejar tranquilidad a quien reciba estas llamadas.

Todas las familias que han denunciado los hechos a la Policía han declarado que no han pagado ninguna cantidad, aunque los investigadores están seguros de que algunas víctimas habrán picado, de lo contrario el delincuente se pasa a otro tipo de timo.

Mientras la Policía confía en que estos consejos lleguen al ciudadano, los investigadores ya ha contactado con Interpol para tratar de averiguar el origen de las llamadas -siempre en horario de tarde- e identificar a sus autores.