Sólo Enrique Ponce saca partido de la clase sin fuerzas de los "Juanpedros"

sociedad

| 10.04.2016 - 16:09 h
REDACCIÓN
Más sobre: torosSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El diestro valenciano Enrique Ponce tiró de temple y experiencia para llevarse la única oreja concedida en la octava corrida de la feria de Sevilla, en la que, en presencia del Rey Juan Carlos, se lidió una corrida de tanta calidad como poca fuerza de la divisa de Juan Pedro Domecq.

FICHA DEL FESTEJO:

Seis toros, incluido el sobrero que sustituyó al cuarto, de Juan Pedro Domecq, de fina y armónica lámina y, en conjunto, con nobleza y calidad pero de muy escasas fuerzas. La excepción más positiva fue el quinto, bravo y enrazado en todos los tercios.

Enrique Ponce, de grana y oro: estocada honda desprendida (oreja); estocada baja (ovación).

José María Manzanares, de azul prusia y oro: estocada tendida trasera (ovación); media estocada atravesada (ovación y algunos pitos).

Roca Rey, de canela y oro: estocada (ovación); estocada delantera desprendida (vuelta al ruedo tras leve petición).

Entre las cuadrillas destacó Chocolante picando al quinto, antes de que Rafael Rosa y Luis Blázquez saludaran en banderillas.

Octavo festejo de abono de la feria de Abril de Sevilla. Lleno de no "hay billetes" en tarde soleada y con rachas de viento.

Presidió la corrida desde el Palco del Príncipe el Rey Juan Carlos I, acompañado por su hija la Infanta Elena y su nieta Victoria. Los tres toreros le brindaron los primeros toros de sus lotes.

-------------

LA VETERANÍA ES UN GRADO

Sólo toreros tan rodados y expertos como Enrique Ponce podían sacar partido de la corrida lidiada hoy en Sevilla, que tuvo una gran virtud, la de la nobleza y la clase, pero lastrada y limitada por una generalizada falta de fuerzas.

Era únicamente cuestión de suavidad y de buen trato en la lidia para que, como sucedió con el primero, varios de esos "juanpedros" se asentaran en la arena y se empezara a potenciar la nota más positiva de su comportamiento.

Y así fue como Enrique Ponce, acompasado y paciente, fue aplicándole a ese ejemplar que abrió plaza un temple balsámico que tuvo su frutos en una faena más larga de lo esperado y que el veterano torero de Chiva envolvió con su habitual y bien compuesta estética para poder pasear esa primera y única oreja de la tarde.

Con el sobrero cuarto que sustituyó al más flojo de los toros titulares, ya ni la veteranía ni el oficio pudieron conseguir lo imposible, ya que el animal acabó aplomándose por completo, a pesar de la insistencia de Ponce en un pretendido "arrimón" donde no había lugar a la emoción.

También se fue desfondando a marchas forzadas el sexto de la tarde, que, como excepción a la regla común de la corrida, se movió antes sin ninguna clase ante el capote y la muleta de Roca Rey.

Después de que su falta de precisión técnica, al revés que a Ponce, le impidiera aprovechar en toda su dimensión la gran clase de su también flojo primer toro, el joven peruano veía como se le iba de vacío la tarde de su presentación en Sevilla, a la que llegaba con una gran expectación por sus triunfos anteriores.

Así que, a corrida vencida y en un último esfuerzo, Roca Rey acabó por meterse literalmente entre los alirados pitones de ese último "juanpedro" para calentar al tendido por la vía del espanto.

Y tanto atacó y pisó el terreno minado el aspirante que el de Juan Pedro Domecq no tuvo más remedio que prenderle y zarandearle durante unos largos instantes, aunque, llevándole entrampillado entre las astas, afortunadamente no llegara a herirle.

Ya en pie, ileso y de nuevo al ataque antes de la estocada final, el esfuerzo y la voluntad de Roca Rey se reconocieron en una merecida vuelta al ruedo.

A José María Manzanares también le correspondió otro de esos toros con clase y medidas fuerzas, al que no llegó a acoplarse en ningún momento, y menos aún por el excelente pitón izquierdo.

Pero más clamoroso todavía fue el fracaso del alicantino con el quinto, el más bravo, enrazado y completo toro de la corrida, que se arrancó con prontitud y al galope a todos los cites, ya fuera de capotes, picadores o banderilleros, antes de llegar al último tercio con una embestida profunda y emotiva.

Es decir, que una bravura que pedía por delante el mando, el sometimiento y el temple que la muleta del alicantino nunca le dio.