Siete detenidos por la muerte de un hombre encontrado en un pozo bajo tierra y cemento en Murcia

Las investigaciones comenzaron tras una carta de la madre de la víctima y el autor material había huido de Murcia tras el homicidio

En menos de 48 horas desde que se recuperó el cuerpo el pasado lunes, se ha detenido a 7 personas: el presunto autor material y otros seis individuos acusados de encubrimiento

sociedad

| 30.03.2012 - 14:53 h

Javier Pequeño

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Su madre denunció desde Lituania su desaparición y los agentes se pudieron tras la pista. Después de meses de investigación, la policía nacional ha localizado su cuerpo en el fondo de un pozo en Murcia cubierto por capas y capas de tierra y cemento. Siete compatriotas han sido detenidos.

Agentes de la Policía Nacional han detenido al autor material de la muerte de un hombre, localizado en un pozo de la pedanía murciana de Patiño, bajo varias capas de arena y cemento. Según relatan fuentes policiales en un comunicado de prensa, en menos de 48 horas desde que se recuperó el cuerpo el pasado lunes, se ha detenido a siete personas: el presunto autor material y otros seis individuos acusados de encubrimiento.

La víctima es un varón de nacionalidad lituana y 40 años de edad que residía desde hacía algunos años en Murcia. El hallazgo de los restos y la resolución del crimen ha sido posible gracias al trabajo conjunto de agentes especializados en homicidios, Guías Caninos, Subsuelo y Policía Científica. El pasado mes de diciembre los investigadores del grupo de homicidios de Murcia recibieron una comunicación de Interpol en la que informaban de una carta, enviada por la madre del fallecido, donde alertaba de la desaparición de su hijo. Las últimas noticias del desaparecido le situaban en Murcia y se había perdido el contacto con él desde varias semanas atrás.

Las gestiones practicadas permitieron comprobar que, efectivamente, el hombre residía en Murcia desde hacía algunos años. Además, se supo que se relacionaba con un grupo de compatriotas, vinculados a sectores marginales y de mendicidad, algunos de los cuales contaban con antecedentes policiales por agresiones y otros hechos violentos.

UNA REYERTA CON UN COMPATRIOTA

El análisis de los movimientos realizados en el entorno del desaparecido en los momentos cercanos a su ausencia llevó a los investigadores a relacionar ésta con una agresión con arma blanca, ocurrida igualmente en septiembre. Una patrulla policial localizó entonces en la vía pública a otro joven, también lituano, que presentaba graves heridas que estuvieron a punto de costarle la vida. Fue trasladado a un centro hospitalario donde se recuperó, pero no se pudo determinar cuál había sido el origen de las lesiones que presentaba.

Los investigadores llegaron finalmente a la conclusión de que el hombre desaparecido podría haber resultado muerto en una reyerta con su compatriota. Concluyeron igualmente que podría estar enterrado en algún lugar de la finca en la que residía el grupo de lituanos con los que convivía. Por ello, el pasado día 26 de marzo se procedió a establecer un dispositivo de rastreo en la finca, situada en el Carril del Cebadero de la pedanía murciana de Patiño, en la que se suponía que se podía haber ocultado el cadáver.

El operativo contó con el apoyo de las unidades especializadas de Policía Científica, Subsuelo y Guías Caninos de la Policía Nacional. La participación de los canes especializados en la localización de restos humanos fue fundamental. Después de varias horas de intensa búsqueda, los restos óseos fueron localizados en el interior de un pozo donde lo habían arrojado y ocultado con varias capas de tierra y cemento. Las investigaciones también permitieron determinar que el presunto autor material de los hechos había huido de Murcia tras la muerte y se encontraba en Huelva.

Hasta allí se desplazaron especialistas del grupo de homicidios para proceder a su localización y detención, que tuvo lugar el día 28 de marzo, en el municipio onubense de Lepe. El autor material de los hechos pasó ayer a disposición judicial. Otras seis personas, cinco de ellas de nacionalidad lituana y una ucraniana, han sido también arrestadas como presuntas responsables de un delito de encubrimiento.

De hecho, el titular de Instrucción número 7 de Murcia decretó ayer el ingreso en prisión de cinco de los seis detenidos, mientras que la sexta, una mujer ucraniana, acusada por un presunto delito de encubrimiento, fue puesta en libertad con cargos, con la obligación de comparecer en el juzgado los días 1 y 15 de cada mes. La investigación ha sido llevada a cabo por el grupo de homicidios de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Murcia. Todos los detenidos han sido puestos a disposición de los juzgados de instrucción en funciones de guardia de los lugares donde se han practicado los arrestos.