Seis silencios sepulcrales con "ibanes" sin entrega en Las Ventas | Telemadrid – Radio Televisión Madrid

Seis silencios sepulcrales con "ibanes" sin entrega en Las Ventas

sociedad

| 10.06.2013 - Actualizado: 00:09 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Seis silencios sepulcrales fue el escaso balance del festejo celebrado en Las Ventas, en el que los toros de Baltasar Ibán, deslucidos por falta de entrega, apenas aportaron nada para el lucimiento.

FICHA DEL FESTEJO

Cinco toros de Baltasar Ibán, bien presentados, con movilidad pero sin entrega, que apenas dieron juego, ni siquiera el bravucón tercero, ovacionado en el arrastre, que no se prestó lo suficiente por falta de continuidad. El noble quinto, el más toreable dentro también de sus limitaciones por falta de raza. El segundo fue sobrero de "El Montecillo", descastado.

Diego Urdiales: media atravesada y tres descabellos (silencio); y dos pinchazos hondos y descabello (silencio tras aviso).

Juan Bautista: pinchazo, estocada trasera y dos descabellos (silencio); y dos pinchazos y estocada caída (silencio).

David Mora: estocada desprendida (silencio); y estocada caída (silencio).

La plaza tuvo casi media entrada en tarde entoldada y fresca.

ENGAÑOSA MOVILIDAD

Antes de contar lo que dio de sí el último festejo de los toreros de a pie de la feria de Arte y Cultura es necesario matizar algo primordial: que un toro se mueva no es sinónimo de buen comportamiento, ni mucho menos, pues hay que ver otras cualidades como la entrega, la clase y la bravura.

Parece algo lógico, pero en Las Ventas, muchos no supieron valorar convenientemente lo que dieron de si los toros de Baltasar Ibán, que, esta vez, no dieron la talla, precisamente, por la falta de las tres virtudes antes mencionadas.

Ni siquiera el tercero, de nombre "Bastonito", como aquel toro ilustre, de esta misma ganadería, con el que el colombiano César Rincón se encumbró en 1994 en Las Ventas, fue nada del otro mundo, a pesar de la ovación que recibió en el arrastre.

Un toro que, pese a emplearse en el caballo, apenas desarrolló en la muleta, más bravucón que bravo, sin continuidad y punteando los engaños fruto también de su poca raza.

Es verdad que David Mora no estuvo como se esperaba, y eso que consiguió calentar la plaza con un quite por gaoneras que a punto estuvo de costarle un disgusto, pero, muleta en mano, la cosa fue decayendo hasta quedarse en nada, a pesar del tesón que imprimió Mora a su quehacer.

A decir verdad faltó algo más de mando, algo más de ajuste y algo más de decisión por parte del torero, pero el toro, que quede claro, fue un animal "mentirosillo", que a la mínima que se le obligaba buscaba la huida, y que según transcurría la faena empezó además a quedarse corto y a defenderse con la cara por las nubes.

El sexto fue otro toro poco propicio por su aparente sosería, a pesar del picante oculto que tuvo. Mora anduvo nuevamente tesonero, aunque ya era imposible remontar la tarde, abogada ya a la desesperación.

A Urdiales no le tuvieron en cuenta lo firme que estuvo con el lote más complicado de la corrida, pues tanto el manso que abrió plaza, de descompuestas y bruscas embestidas, como con "la prenda" que hizo el cuarto, que "se vencía" por los dos pitones y que acabó "desarrollando sentido", hizo el riojano una apuesta valiente y sincera, jugándose el tipo a cambio de nada.

Bautista, que pasó desapercibido con el sobrero de "El Montencillo" que le correspondió en primer lugar, un animal descastado y que no aportó nada, anduvo un tanto insulso con el quinto, el más toreable del envío, aunque, todo sea dicho, tampoco fue un toro de triunfo, ni mucho menos.

Por eso, al final de la tarde, había una sensación un tanto extraña, pues la corrida no fue lo que se esperaba a pesar de la aprobación de cierta parte de la afición, ni los toreros estuvieron tan mal como también dejaron entrever. Lo que hace la engañosa movilidad.