Se "descarta" que el doble crimen de Laredo sea un caso de violencia de género

El detenido "seguramente" pasará esta misma tarde a disposición judicial

(archivo)

sociedad

| 19.08.2014 - 11:04 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Guardia Civil "descarta" que el doble crimen en la playa Salvé de Laredo sea un caso de violencia de género y continúa las "indagaciones" hacia "otros derroteros" mientras, "seguramente", el detenido, el bilbaíno M.I.R., de 52 años, pasará esta misma tarde a disposición judicial.

De ello ha informado fuentes de la Benemérita, que han explicado que en sus "pesquisas" no han encontrado ningún dato que apunte que pueda tratarse de un caso de violencia de género. También han señalado que "no hay nada" que indique, por el momento, que M.I.R., el detenido por este doble crimen, pudiera conocer a las víctimas: M.G.B., la mujer de 42 años, y su padre, G.G.G, de 71 años, ambos naturales de Alava Y fallecidos el mismo domingo tras ser acuchillados por el hombre en el arenal pejino.

La Benemérita ha declinado dar más explicaciones sobre las "pesquisas" que está llevando a cabo en este caso. Ayer, lunes, fuentes judiciales ya informaron a esta agencia de que el detenido aún no había pasado a disposición judicial y señalaron que el detenido declarará ante el juez este martes o mañana, miércoles, en el Juzgado de Instancia e Instrucción número 1 de Laredo, que es el que se hará cargo de instruir el caso.

Los hechos ocurrieron el domingo sobre las 19.00 horas cuando el agresor apuñaló a la mujer y su padre en el arenal pejino. La mujer, M.G.B., de 42 años, fue trasladada al Hospital de Laredo, donde murió al poco de llegar. Mientras que su padre, G.G.G, de 71 años, resultó herido de gravedad por lo que fue trasladado al Hospital de Valdecilla en Santander, donde finalmente también perdió la vida.