Sanidad da consejos para prevenir la violencia hacia niñas y adolescentes

Salud Pública ha diseñado una guía para padres, profesores y profesionales sanitarios

sociedad

| 06.03.2016 - 21:45 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

La Dirección General de Salud Pública ha diseñado una guía para padres, profesores y profesionales sanitarios con consejos y pautas de actuación para prevenir la violencia hacia las mujeres en edades tempranas. Se trata del documento "Crecer y vivir sin machismo. Stop violencia hacia las mujeres" en el que se describen signos y señales de violencia de los chicos hacia las chicas, problemas de salud asociados y consejos para prevenir el maltrato.

Según la última encuesta realizada en la región, el 11,9 por ciento de las mujeres de entre 18 y 24 años sufre algún tipo de violencia por parte de su pareja, ha informado hoy la Consejería de Sanidad en una nota. En el grupo de jóvenes, el 11,2 por ciento de las mujeres sufre violencia psicológica; el 2,2 por ciento, violencia física; y el 2,6 por ciento, violencia sexual.

La guía, disponible en el Portal Salud y en www.madrid.org, advierte de que en la actualidad los abusos relacionados con las tecnologías de la comunicación son practicados por gran parte de chicos jóvenes. "El sexting (difusión de imágenes u otros contenidos de tipo sexual a través del móvil) es una de las violencias hacia las chicas con mayor poder destructivo", subraya.

El documento también incide en que las alteraciones emocionales como tristeza, ansiedad, los esfuerzos para adelgazar o el inicio o aumento de consumo de drogas son problemas de salud que pueden hacer sospechar violencia.

La Consejería de Sanidad recuerda que los profesionales sanitarios aseguran que los abusos hacia las mujeres se dan desde la infancia en forma de "desprecios" o conductas que se basan en estereotipos que establecen relaciones de desigualdad y dominio por parte del menor.

Esos abusos pueden continuar en la adolescencia a través del control de la joven por la pandilla masculina, insultos alusivos al rol tradicional femenino, el dominio sexual y los celos como instrumento de control.