Ruiz-Mateos se acoge a su derecho a no declarar y sale en libertad

Ruiz-Mateos, a su llegada detenido a los juzgados: "Me estoy muriendo"

Begoña Ruiz-Mateos culpa a la juez de dilaciones innecesarias en el proceso

sociedad

| 29.08.2012 - 07:51 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La jueza de refuerzo del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, María Pascual, ha dejado en libertad provisional al fundador de Nueva Rumasa, José María Ruiz Mateos, tras negarse a declarar por una presunta estafa de 13,9 millones de euros en la compraventa de un hotel de Mallorca. A su salida de los Juzgados de Palma, adonde llegó esta mañana en calidad de detenido, tras haber dormido una noche en los calabozos de la Policía Nacional, Ruiz Mateos ha asegurado que la jueza es la "mujer más mala" que ha conocido en su vida y el "más malo de los demonios y la más malvada". "A partir de ahora, con todo lo que me ha pasado, ya me da igual morirme", ha afirmado.

Tras negarse a declarar, Ruiz Mateos sólo ha permanecido cinco minutos en el despacho de la jueza, adonde entró a las 09.50 horas y, en ese momento, al ser preguntado por los periodistas por su estado, ha contestado que "me estoy muriendo por culpa de la jueza, más mala mujer".Asimismo, a su llegada a los Juzgados esta mañana a las 08.00 horas, tras haber dormido una noche en los calabozos de la Jefatura Superior de Policía de Palma, ha asegurado "me estoy muriendo, me estoy muriendo".

El impulsor del 'holding' de la abeja debía comparecer el pasado jueves tras ser arrestado un día antes de la jornada en que estaba citado a declarar, si bien tras doce horas detenido fue finalmente puesto en libertad "por razones humanitarias" con el requerimiento de que se desplazase hasta la capital balear para ser interrogado. Sin embargo, el empresario finalmente decidió no viajar a Palma alegando que el arresto le había pasado factura.

Así las cosas, Ruiz-Mateos insistió este lunes en exigir la apertura inmediata de un "juicio histórico" que conllevase su ingreso en la cárcel para que "la Justicia aborde definitivamente lo sucedido" con Nueva Rumasa y el dinero que adeuda a sus acreedores.

Esa misma jornada, la jueza ordenó su detención por segunda vez, mientras el portavoz de la familia Ruiz-Mateos, Ignacio Fernández Candela, explicaba a los medios de comunicación que el empresario se encontraba "tranquilo" en su casa de Somosaguas (Pozuelo de Alarcón) esperando a la Policía.

Es más, este martes, tras ser finalmente detenido, el empresario ha responsabilizado "jurídicamente" a la magistrada y a la Policía de las "adversidades" que deriven de la demora de este traslado. "Se responsabiliza jurídicamente a la jueza y a la Policía de las adversidades derivadas de la demora, habida cuenta del antecedente de daños en su salud que Ruiz-Mateos tuvo que soportar en pasada fecha reciente", señaló el portavoz del empresario en un comunicado.

En el auto mediante el que se ordenaba por primera vez su privación de libertad, la jueza ya le apercibió de "no reírse de la Administración de Justicia" haciéndose valer de su avanzada edad y "presunto" mal estado de salud. Y es que de las varias veces en que ha sido emplazado a comparecer, tan sólo ha hecho acto de presencia en dos de ellas y lo hizo para acogerse a su derecho de no declarar. "No es de recibo que se pretenda eludir una obligación legal amparándose en unos supuestos daños físicos y psicológicos que a día de hoy no han quedado demostrados", llegaba a incidir la jueza en el auto en el que ordenaba la búsqueda y detención del jerezano, después de que éste no compareciese la última vez que fue citado por ella alegando la fractura del cuarto dedo del pie derecho.

Todo ello en el marco de un procedimiento judicial cuya tramitación no quiere la magistrada que Ruiz-Mateos obstaculice "sin justificación para ello", y que fue iniciada a raíz de la querella presentada el pasado año por la sociedad Inversiones Grupo Miralles (IGM) como consecuencia de la presunta estafa en la compraventa del hotel Eurocalas. Posteriormente, la denuncia fue ampliada al atisbar indicios de que la mercantil que avaló la operación incurrió en un delito de alzamiento de bienes para evitar posibles embargos.

BEGOÑA RUIZ-MATEOS CULPA A LA JUEZ DE DILACIONES INNECESARIAS EN EL PROCESO

Begoña Ruiz-Mateos, hija de José María Ruiz-Mateos, ha acusado a la juez María Pascual, ante la que el empresario ha comparecido hoy en Palma, de haber provocado "confusión" y dilaciones innecesarias en el proceso con "sus decisiones a destiempo".En una carta remitida a los medios, Begoña Ruiz-Mateos afirma que el traslado de su padre ayer a Palma de Mallorca, tras su detención por orden de la juez, fue "una sorpresa" para todos, ya que el comunicado judicial que recibió la familia "no decía de viajar hasta el día siguiente".

Según afirma, nadie de la familia, ni el abogado del empresario, Marcos García Montes, fueron informados de que el traslado de Ruiz-Mateos a Palma se iba a producir el mismo día de su detención, ayer en torno a las 10.00 horas en su domicilio de Somosaguas. "Se llevaron en volandas a mi padre, como si se tratara de un reo peligroso y con las prisas se olvidaron de devolverle el DNI", subraya en su misiva.

La hija de Ruiz-Mateos detalla que los policías tuvieron que entregarle a ella el documento por la tarde en el domicilio familiar de Somosaguas, porque sin él el empresario no podría declarar ante la juez. "La conciencia de quien juzga debería ser igual a la del juzgado, pero la soberbia es característica común de la judicatura", insiste Begoña, quien ha viajado hoy a Palma para acompañar a su padre. "Un día triste más, porque la soledad es la compañera de un luchador como mi padre que lo dio todo por los demás, siendo los demás los que respondieron con la amarga respuesta de la traición", añade.

DECISIÓN PRÁCTICA LA DE NO DECLARAR

Por su parte, el portavoz del empresario, Ignacio Fernández Candela, ha señalado que la decisión de Ruiz-Mateos de acogerse a su derecho a no declarar ante la juez María Pascual ha sido "una decisión práctica" por la manera en que se desarrolló su traslado, con el "desconocimiento absoluto de su abogado".Según el portavoz, Marcos García Montes tenía ya preparada la declaración de Ruiz-Mateos para la citación del pasado 23 de agosto, cuando la familia incluso contaba con los billetes de avión para que viajaran a Palma el empresario, su hija Begoña y García Montes.

El portavoz también ha acusado a María Pascual de haber querido ser una "jueza estrella" y vivir su "momento de gloria a costa de un hombre octogenario de salud precaria".

En cuanto a las palabras de Ruiz-Mateos en el momento de su entrada a los Juzgados de Palma, cuando ha dicho a los periodistas que se estaba "muriendo", ha afirmado que espera "que no sea así", pero que "ciertamente" le ha visto "en un estado muy deteriorado"."Cuando tiene ese pequeño movimiento de mandíbula es que no coordina bien al hablar y eso es porque ayer, con todo el lío de su detención, no recibió su medicación con la reglamentación que requiere", ha aclarado.