Reino Unido defenderá los derechos de los homosexuales ante la Commonwealth

Boris Johnson

sociedad

| 20.04.2018 - Actualizado: 20:35 h

EFE

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El ministro de Asuntos Exteriores británico, Boris Johnson, aseguraba esta semana que defenderá los derechos de los homosexuales en la cumbre de la Commonwealth, organización donde el 70% de sus países persigue y castiga la homosexualidad.

El ministro contestó así al medallista británico en salto de trampolín Tom Daley, quien tras hacerse con el oro en los Juegos de la Commonwealth Gold Coast 2018, que concluyeron el pasado domingo en Australia, lamentó que en 37 de los países que concurrieron el colectivo LGTB esté criminalizado.

"Me siento muy afortunado de poder ser quien soy abiertamente sin preocupaciones. Espero que algún día los atletas de todas las naciones en la Commonwealth puedan competir libremente siendo quienes son también", escribió Daley, de 23 años, en Twitter, quien hizo pública su homosexualidad en 2013.

Johnson aseguró que el Reino Unido "lidera y alienta" la celebración de ser LGTB en todo el mundo y que utilizará su influencia para tratar de cambiar las actitudes de aquellos países que penalizan su condición sexual.

Aunque reconoció que no pretende "transformar actitudes globales de la noche a la mañana", insistió en que planteará el problema en la cumbre, que se celebra esta semana en Londres con la presencia de los jefes de estado de los 53 países que integran la Mancomunidad de Naciones.

"Si permites a la gente vivir su vida como ellos elijan y expresar su amor como quieran, entonces se darán cuenta de que se puede conseguir mayores éxitos económicos como consecuencia", apuntó el político conservador.

Los comentarios de Johnson vienen después de que ayer la primera ministra británica, Theresa May, reconociera en la cumbre su "arrepentimiento" por las políticas "anti-gais" que históricamente mantuvo el Reino Unido en sus colonias.

"Leyes discriminatorias hechas hace muchos años continúan afectando a las vidas de personas en todo el mundo, criminalizando relaciones de personas del mismo sexo", manifestó May.

"Soy consciente de que muchas de estas leyes fueron hechas por mi propio país. Estaban mal entonces y lo están ahora", sentenció.