Rebajas, "esto es la guerra"

El comercio textil espera ventas de 3.750 millones en las rebajas, un 4% más

sociedad

| 07.01.2015 - Actualizado: 16:06 h
REDACCIÓN
Más sobre: rebajasSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

"Esto va a ser la guerra", ha previsto una trabajadora de la empresa Inditex en una mañana sosegada en la que las rebajas de invierno han comenzado en el sector textil, sin colas a las puertas de las tiendas en la Gran Vía madrileña y con grandes carteles que anuncian hasta un 50% de descuento.

Una vez que los Reyes Magos han pasado por las casas y mientras los operarios del ayuntamiento comienzan a retirar las luces de navidad en la aneja plaza de la Luna, la 'cuesta de enero' empieza a empinarse y, un año más, llegan las rebajas oficiales aunque eran muchos los comercios que desde hace varias semanas ya anunciaban ofertas.

Una dependienta de Inditex, con varios años de experiencia en el sector comercial, ha explicado a Efe que el comienzo de este periodo de rebajas ha sido "tranquilo" pero que a partir del mediodía se espera una verdadera "avalancha" de compradores.

Otra trabajadora del local colindante coincide al calificar estas primeras horas de rebajas como "flojas", ya que, con los descuentos puntuales de las semanas previas, "la gente ha picado antes", ha considerado.

GRANDES DESCUENTOS

Los descuentos son, a consecuencia de la crisis, más "potentes" al inicio de las rebajas que unos años atrás, cuando había que esperar a las segundas rebajas para encontrar los grandes 'chollos', ha contado mientras sostenía decenas de pantalones rebajados.

Pese a que no ha habido largas colas para acceder a los comercios de la Gran Vía, los compradores se han enfrentado a esperas de unos diez minutos para pagar en la caja las prendas con descuento. Una espera que parece compensar a algunos consumidores como Federico, que se ha definido como un "hombre percha" mientras cargaba con camisas y bolsos que iban recolectando su esposa e hija.

"Las acompaño porque estoy de vacaciones y creo que gastaremos unos ciento y pico euros", ha asegurado resignado, mientras baila discretamente al ritmo del reguetón que suena en la tienda.

A la entrada de la tienda de una conocida marca, otra compradora, María, se colocaba el abrigo que ha adquirido por unos 35 euros, "igual es de otra temporada, pero es lo que estaba buscando", ha dicho esta práctica joven que cree que no volverá a comprar en estas rebajas.

Sin embargo, hay quien abandona los comercios sin sucumbir a la compras; es el caso de Teresa que ha encontrado estas rebajas "decepcionantes" con precios parecidos a los que vio antes del periodo oficial de descuentos.

Teresa no es la única que no va a gastar un euro hoy, un madrileño de unos 50 años, mientras paseaba entre los escaparates plagados de ofertas, se ha lamentado: "Cuatro millones y pico de parados y unas zapatillas a 150 euros, ¡qué vergüenza!".

Aunque la mayoría de las grandes tiendas están listas para captar a los clientes, algunos comercios del sector aún están cambiando precios: "pregúntame cualquier precio", se ofrece diligente el trabajador de una conocida firma de ropa deportiva.

3.750 MILLONES DE VENTAS EN EL TEXTIL

Por su parte, el pequeño comercio también se suma al periodo de rebajas, que generará unas ventas por 3.750 millones de euros, entre un 3% y un 4% más que los 3.600 millones de euros de 2014, según la Asociación de Comercio Textil y Complementos (ACOTEX).

Unos millones de euros que no notan los pequeños comerciantes según Antonio, que regenta 'Almacenes de Aragón' en el barrio de Malasaña desde hace 50 años, y que ha explicado quejumbroso que los comerciantes más humildes están "en rebajas todo el año". En este barrio del centro de Madrid, a pocos metros de Gran Vía, se preparan, sin prisas, para el periodo de rebajas que se extenderá hasta el 28 de febrero.

El dueño de una tienda de camisetas cambia a mano los precios de las etiquetas y de la puerta del comercio de enfrente cuelga un cartel en el que no se anuncian descuentos, sino que vuelven en "5 minutos" porque, a diferencia de las grandes superficies, no hay ni un solo cliente en la zona.