Prosigue la búsqueda del supuesto autor de la muerte de una mujer en Salamanca

Coche policial (Archivo)

sociedad

| 18.04.2016 - 09:02 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Policía Nacional continúa con la búsqueda del supuesto autor de la muerte de Yolanda J.J., de 48 años, que murió ayer tarde tras recibir cerca de una docena de puñaladas que le causaron la muerte en su vivienda en Salamanca. Según han confirmado fuentes cercanas a la investigación, el supuesto autor había sido pareja de la mujer, con quien había convivido, y que aunque está identificado todavía no ha podido ser localizado.

Yolanda J.J., de etnia gitana y nacida en 1967, había sido incluida en un programa de violencia de género, ya que había denunciado en diversas ocasiones a su expareja, de nacionalidad hondureña, por violencia machista. Esta denuncia llevó al Juzgado de Familia a imponerle medidas de alejamiento, con la prohibición de acercarse a menos de 250 metros de la mujer, que concluyeron en abril del pasado año, según fuentes de la investigación.

Por su parte, otras fuentes cercanas al caso han referido que la muerte pudo producirse el domingo por la mañana, según las primeras averiguaciones, en el interior de la vivienda, en el número 60 del Paseo de la Estación.

Ya por la tarde, sobre las 20.00 horas, el supuesto autor habría intentado huir del piso pero al encontrarse con la puerta cerrada comenzó a dar golpes hasta que consiguió destrozarla.

Este ruido fue el que alertó a los vecinos del inmueble, que fueron los que avisaron al propietario del piso quien, a su vez, alertó a la Policía Nacional sobre el incidente, cuyos agentes fueron los que encontraron el cadáver.

A lo largo de la mañana se prevé que la Policía Nacional inspeccione un solar que hay en la trasera del edificio y los contenedores de basura, que ayer ya quedaron precintados, para la búsqueda de pruebas o del arma homicida.