A prisión por intentar matar a su mujer apretando su cuello para tener hijos

Consultó con un imán que estaba en Pakistán sobre ritos para tener descendencia

sociedad

| 14.03.2013 - 13:49 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Logroño ha acordado prisión incondicional para un hombre de nacionalidad pakistaní por un presunto delito de homicidio en grado de tentativa y detención ilegal, ya que apretó el cuello a su mujer para tener hijos por recomendación de un imán.

El Tribunal Superior de Justicia de La Rioja (TSJR) ha detallado hoy, en una nota, que, según los hechos denunciados, el imputado, el pasado día 9, apretó el cuello de su mujer con una zapatilla y, después, con una sábana.

Los hechos han sido admitidos por el acusado, quien explicó que, ante la imposibilidad de tener hijos, consultó con un imán que estaba en Pakistán sobre ritos para tener descendencia.

Según su relato, el rito consistía en leer un texto por las mañanas, mientras que cada uno de ellos apretaba el cuello del otro treinta veces.

El acusado, quien reside con su mujer en un municipio de La Rioja no detallado por el TSJR, explicó que, cuando llevaba quince veces, su mujer comenzó a decirle que le hacía daño y que la soltara, pero, según afirmó, no sabe por qué no podía dejar de presionar, hasta que se dio cuenta de las marcas en el cuello de su esposa y dejó de hacerlo.

Sin embargo, la mujer asegura que fue ella quien consiguió zafarse de las manos de su marido, que cada vez tensaba más la sábana, ha subrayado el Tribunal.

La mujer pudo salir de la vivienda, a pesar de que el hombre intentó franquearle la puerta, y, tras recuperarse de la agresión, le pidió que la llevara a casa de unos familiares.

La esposa, una vez en el coche y al comprobar que tomaba otra dirección, abrió la puerta del vehículo para obligarle a tomar el camino hacia la casa de su familia.

El acusado así lo hizo, pero antes la retuvo en las proximidades del domicilio agarrándola fuertemente por la muñeca y repitiéndola una y otra vez que "no dijera nada a nadie si no quería sufrir las consecuencias".

La mujer pidió ayuda a un viandante de nacionalidad pakistaní, que les llevó a su casa, de donde escapó el acusado, aunque más tarde fue detenido por la Policía, mientras que la esposa pudo ser atendida por una ambulancia y denunció los hechos ante el Juzgado de Violencia Sobre la Mujer.